Editorial

Salvar a las abejas

El uso de algunos insecticidas está relacionado con  la alta mortalidad de las abejas

La Razón / La Paz

00:19 / 09 de mayo de 2013

La Unión Europea ha decidido vetar el uso de tres pesticidas (tiametoxam, imidacloprid y clotianidina) que se fabrican con sustancias derivadas de la nicotina. La restricción estará vigente durante dos años, y servirá para comprobar si estos insumos (los más comunes de su tipo) están provocando una elevada mortalidad entre las abejas, tal como concluye un reciente estudio.

La medida será implementada desde el 1 de julio a los cultivos de maíz, colza, girasol y algodón, pues son los que más atraen a estos insectos, esenciales para la vida en el planeta. El origen de este fallo deviene de un informe presentado en 2012 por la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria, que relaciona el uso de tales insecticidas con la alta mortalidad que están sufriendo las abejas, sobre todo en los países industrializados del hemisferio norte.

En efecto, los biólogos estiman que las colonias de estos insectos han disminuido un 30% en EEUU y un 20% en algunos países europeos. Una cifra alarmante si se toma en cuenta que, de las 100 especies vegetales que proveen el 90% del alimento del mundo, más de 70 son polinizadas por abejas, de acuerdo con estudios del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA). De allí que su desaparición constituiría un desastre medioambiental de incalculables consecuencias.

Y es que sin abejas no habría polinización, y sin polinización, no habría alimentos; por no hablar de los daños económicos que su ausencia generaría (por ejemplo, los cultivos que dependen de la polinización en EEUU están valorados en aproximadamente $us 14.000 millones.

Por todo lo mencionado, sorprende que esta determinación no se haya podido concretar antes. En marzo fracasó un primer intento puesto a consideración de otro comité. Entonces, 13 Estados miembros de la UE votaron a favor de la propuesta, pero nueve se opusieron y cinco se abstuvieron. En un segundo intento, luego de varias negociaciones encabezadas por la Comisión Europea, la semana pasada, 15 países dieron su visto bueno al veto de dos años, incluidos Alemania y Bulgaria, que anteriormente se abstuvieron; ocho delegaciones votaron en contra, entre ellas Reino Unido; y  cuatro se abstuvieron.

Previsiblemente, detrás de los rechazos y de las abstenciones se encuentra el fuerte lobby de Bayer y de Syngenta, las compañías transnacionales que producen y comercializan los tres pesticidas censurados. De todas maneras, llama la atención que algunos países europeos se presten al juego de los intereses empresariales, tanto más peligroso por cuanto puede poner en peligro la salud del planeta y el bienestar de las personas.

En cuanto a Bolivia, las autoridades deberían evaluar si estos pesticidas están siendo empleados en el territorio nacional; y de ser así, se debería restringir su empleo, como en Europa.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia