Editorial

Sangriento aniversario

Fiel a su legado de horror y muerte, el ISIS ha ‘celebrado’ su aniversario con varios atentados.

La Razón (Edición Impresa)

22:26 / 05 de julio de 2016

Hace dos años, el 29 de junio de 2014, Abu Bakr al Baghdadi anunció la creación del Estado Islámico de Irak y de Levante (ISIS, por sus siglas en inglés), con el propósito de instaurar un califato desde el norte de Siria hasta el este iraquí, con Mosul como su capital, aprovechando el caos y la presencia de Estados fallidos en esa región de Oriente Medio.

A tiempo de dar a conocer el ideal que impulsa a este grupo terrorista (“el rechazo de la democracia, de la laicidad, del nacionalismo y de otras basuras de Occidente”), el autonombrado califa Abu Mohammed al Adnani instó a todos los musulmanes, y en particular a la población suní, a prestarle obediencia, en tanto aseguraba ser el “legítimo” sucesor del profeta Mahoma. “Este es su Estado, vengan a construirlo, y si no pueden, hagan todo lo que puedan, estén donde estén, para apoyarlo”, espetó a la comunidad islámica mundial.

Desde entonces, según estimaciones del Observatorio Sirio de Derechos Humanos, este grupo fundamentalista ha ejecutado a al menos 11.000 personas; la mayoría de ellas en los sectores que controla de Siria (3.500) e Irak (8.000). Este balance incluye a 262 personas asesinadas en los días pasados en Irak (213), Turquía (45) y Arabia Saudí (4), en atentados que al igual como ocurrió el año pasado pueden ser leídos como una suerte de aniversario sangriento del ISIS, cuyos miembros, fieles a su legado de horror y muerte, acostumbran “celebrar” con este tipo de cobardes ataques, que se ceban de gente inocente y desarmada, sin discriminar entre edad, sexo o religión.

El primero de estos últimos ataques ocurrió el 29 de junio en el aeropuerto de Atatürk de Estambul, capital de Turquía. En ese incidente tres yihadistas armados con fusiles Kalashnikov se inmolaron luego de acribillar a decenas de personas. La intervención de algunos agentes de seguridad evitó que la masacre fuese aún peor (239 heridos además de los fallecidos). Apenas cinco días después, un coche bomba explotó en las puertas de una conocida heladería en el distrito de Karrada, una zona comercial de Bagdad, causando al menos 213 muertos y más de 200 heridos. Se trató del atentado terrorista más grave ocurrido en Irak este año. Y el lunes, al menos cuatro policías murieron luego de que un yihadista detonara la carga que llevaba luego de ser detenido cuando trataba de acercarse a la Mezquita del Profeta, uno de los lugares más sagrados para el islam, en el momento en el que finalizaba el ayuno del Ramadán. Además, otros dos kamikazes se inmolaron en otras regiones de Arabia Saudí, causando cinco heridos de gravedad.

Todos estos hechos tienen en común el haber sido inspirados por un fanatismo que se alimenta de odio y de sangre, pero también por una quimera anhelada por muchos fundamentalistas islámicos, entre ellos Osama bin Laden, la materialización de la primera nación-Estado suní.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia