Editorial

Sede del Conamaq

La Razón (Edición Impresa) / La Paz

00:12 / 16 de enero de 2014

La toma física de la sede del Conamaq por parte de la fracción afín al oficialismo parece haber cerrado la posibilidad de un acuerdo con la fracción hoy vinculada con la oposición. De ese modo se consolida, en el corto plazo, la división en esta importante organización indígena de tierras altas, tal como ocurre desde hace algún tiempo con la Cidob; y se mantiene la fisura en el otrora fortalecido Pacto de Unidad.

Esta situación es preocupante, ya que, más allá de la simbólica ocupación de un inmueble, expresa la compleja relación de las organizaciones y movimientos sociales con el Estado. A ello se añaden los posicionamientos políticos de las fracciones enfrentadas, incluso con adhesiones electorales: una fracción proclama al binomio del MAS y la otra se alía con los Verdes que quieren a Tuto Quiroga como candidato.

Como se sabe, el debilitamiento de la unidad de las organizaciones indígenas (y de éstas con las organizaciones campesinas e interculturales), que en conjunto constituyen uno de los pilares del actual proceso de cambio, se remonta por lo menos a la disputa en torno a la hoy suspendida carretera que atravesaría el TIPNIS. Tiene que ver también con las discrepancias en torno a la propiedad individual y colectiva de la tierra. Temas complejos para el debate público.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia