Editorial

Segunda oportunidad

Esta decisión abre la posibilidad de  una carretera que no genere tanta controversia

La Razón / La Paz

00:29 / 12 de abril de 2012

El martes, el Presidente anunció el inicio de un proceso para anular el contrato suscrito con la firma brasileña OAS para la construcción de la ruta Villa Tunari-San Ignacio de Moxos, alegando una serie de incumplimientos. Se trata de una relevante decisión, pues abre la posibilidad de diseñar una nueva carretera, con un trazo que no genere tanta controversia como el anterior.

En efecto, esta disposición —relacionada probablemente con la exigencia del Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social de Brasil (BNDES) para que el Gobierno boliviano anule el actual contrato con OAS y suscriba uno nuevo que se ajuste a la normativa local— supone una segunda oportunidad, en la que se podría resolver los diferentes aspectos cuestionados en el anterior proyecto. Como por ejemplo, la implementación de estudios de impacto ambiental y de viabilidad económica independientes, que determinen cuál es el mejor trazo para unir a los departamentos de Cochabamba y Beni; y en caso de que existan controversias o varias posibilidades, una consulta previa que las dirima.   

Respecto a la determinación de BNDES, según detalla un reporte del diario Valor Económico de Brasil (reproducido por la web Amazonia), la entidad financiera habría decidido suspender el financiamiento porque, a su entender, no puede financiar una obra que está prohibida por la legislación local. Específicamente se refieren a la Ley 108, aprobada en octubre de 2011 tras la VIII marcha indígena, y que establece la intangibilidad del TIPNIS.

En cuanto al financiamiento, este fallo más que un problema representa una gran oportunidad. A nivel mundial se están realizando grandes esfuerzos para contener el calentamiento global, que se traducen no sólo en inversiones tecnológicas sino también en el fomento de proyectos a favor del medio ambiente, a través de créditos de carbono y otras facilidades.

Uno de ellos podría ser una carretera entre Cochabamba y Beni que conserve las funciones del Parque Nacional Isiboro Sécure como sumidero de carbono, generador de agua limpia y hábitat de especies endémicas, muchas de ellas en peligro de extinción. Incluso las herramientas para determinar y recuperar los mayores costos en los que se incurriría al construir una carretera fuera del TIPNIS están establecidas en el Protocolo de Kyoto.

A modo de ejemplo, huelga resaltar el caso del Serengueti, parque africano que iba ser cercenado en dos por un carretera. Sin embargo, el Gobierno de Tanzania accedió reemplazar ese proyecto por otros dos trazos, que ahora pasarán por los bordes del parque. Esto gracias a la presión internacional, que llegó a ofrecer la financiación de una red de carreteras locales alrededor de esta área protegida, para compensar los beneficios esperados del proyecto original que ahora se dejará de construir.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia