Editorial

Seguridad alimentaria

La seguridad alimentaria requiere de un mayor esfuerzo estatal e inversión productiva

La Razón (Edición Impresa) / La Paz

02:50 / 20 de septiembre de 2014

El último reporte sobre inseguridad alimentaria de la Organización de las NNUU para la Alimentación y la Agricultura (FAO) destaca que en los últimos 20 años se redujo el porcentaje de personas desnutridas en Bolivia del 38% al 19,5% de la población. Cifra que acerca al país al cumplimiento de una de las metas del milenio asociada a la erradicación de la pobreza.

El estudio destaca que en este periodo el país estructuró y aplicó una serie de políticas y planes sectoriales de apoyo al sector agropecuario que lograron edificar una plataforma institucional integrada por el Estado, la cooperación internacional y los actores productivos, capaz de generar las sinergias necesarias para reducir la cantidad de población con extremas carencias alimenticias.

El lograr que el 80% de los habitantes en el país tenga asegurado el alimento cada día es un resultado relevante, sin embargo, aún distante del promedio de los países sudamericanos (95%), y más parecido al del África subsahariana (77%). Desde este punto de vista, la seguridad alimentaria es una tarea que requiere de mayor esfuerzo en materia de políticas de Estado e inversión en el sector productivo.

En efecto, la seguridad alimentaria no es un fin en sí mismo, sino una condición intermedia para alcanzar la soberanía alimentaria, una etapa superior que garantiza el estado de bienestar de la población de manera sostenible en el tiempo. No es suficiente alcanzar un indicador de seguridad alimentaria si ésta es aún vulnerable, porque depende sobremanera de muchos factores institucionales, económicos y ambientales, que son en un alto grado incontrolables.

En lo institucional queda pendiente definir una política de Estado para el sector agropecuario que priorice los tipos de cultivos y productos necesarios que sustenten una canasta básica que contenga los estándares nutricionales para un desa-rrollo equilibrado y sin carencias proteínicas, como establece la misma FAO.

Desde la perspectiva económica, es fundamental inmunizar la producción alimenticia local a los avatares y caprichos de la cotización de los precios internacionales, que en gran medida están controlados por los especuladores globales ocultos detrás de las transnacionales y los gobiernos proteccionistas.

Finalmente, en el ámbito ambiental las tareas a priorizar pasan por la promoción de la producción natural y orgánica por encima de la transgénica, y que la producción esté mayormente destinada a los hogares y no al combustible de las máquinas. En este sentido, es vital ejecutar planes de conservación de suelos y control de la deforestación con fines de ampliación de la frontera agrícola. Con estos elementos fundamentales será posible soñar con un país autosostenible y digno, en el que el pan, la papa y el chuño sigan brotando de nuestra Pachamama.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia