Editorial

Señales

Las señales son importantes y es de sabios poder interpretarlas en su justa dimensión

La Razón (Edición Impresa) / La Paz

01:06 / 25 de octubre de 2014

Las sirenas de alerta aún se escuchan lejanas y en otras latitudes; empero, lo que antes parecía distante en el horizonte del calmo mar de la economía nacional, ahora se perfila como una tormenta de altamar dispuesta a engullir los logros alcanzados y a condicionar el crecimiento proyectado, pronóstico que no debería pasar desapercibido en el país.

En efecto, durante los últimos meses, la información sobre el ámbito económico y financiero mundial viene plagada de anuncios que en muchos casos amenazan uno de los anhelos más pretendidos por todos los mercados y personas: la estabilidad. Las primeras voces fueron dadas por los organismos multilaterales de financiamiento y centros de investigación, que auguraban caídas en sus proyecciones de desempeño económico global y regional para las gestiones 2014 y 2015. Nunca antes se habían hecho tantas correcciones.

Desde la perspectiva macroeconómica, países que fueron la locomotora del crecimiento empiezan a desacelerar su dinámica productiva. Primero fue el gigante asiático, China, luego el alicaído Brasil, que se encuentra en recesión técnica (y de paso no ganó la copa mundial de Fútbol, pese a ser local). Si bien en magnitudes estos países representan la segunda y octava economía del orbe, su relevancia para el país es preeminente, pues se trata de naciones que demandan materias primas bolivianas, que en forma de gas, minerales y otros se exponen a sufrir una menor demanda, con la consecuente pérdida en futuros ingresos. Señales.

Por el flanco de los precios, el panorama no es menos halagüeño. La cotización del petróleo (que es el referente para el cálculo del precio del gas que el país exporta) mantiene una caída sostenida, fruto de las innovaciones desarrolladas para su extracción en Indonesia, Brasil y Estados Unidos. A su vez, el valor de minerales como el estaño están sometidos a volatilidades que en tendencia van a la baja. Señales y más claras.

Finalmente, la caída por segunda campaña consecutiva del precio de la soya y algunos de sus derivados, sumada al retroceso en la cotización del quintal de quinua real y negra en el principal centro de comercialización del Altiplano pueden no significar nada, pero son también señales. Ante esta pequeña muestra de nubarrones y chubascos que tangencialmente tocan al país, por ahora, resulta necesario tomar precauciones para que luego las calmadas aguas no se piquen y se transformen en una tormenta. ¡Señales!

Las señales son importantes y es de sabios poder interpretarlas en su justa dimensión, porque cuando el huracán suceda, en verdad, ni el capitán Nemo podrá reflotarnos. Bien dicen los adagios, Juan Seguro vivió cien años y economista precavido vale por dos.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia