Editorial

Sínodo de la Amazonía

La Iglesia católica sigue negando a las mujeres el derecho a la dignidad del que gozan los hombres.

La Razón (Edición Impresa)

01:33 / 01 de noviembre de 2019

El domingo culminó con una misa en el Vaticano el Sínodo de Obispos de la Amazonía, una reunión crucial en la que no solo se discutieron asuntos relativos al cambio climático y la necesidad de proteger a una de las mayores reservas de vida del planeta, sino sobre todo se propusieron pasos para iniciar una transformación radical en la doctrina de la Iglesia católica. 

En el cónclave, que duró tres semanas, participaron 181 obispos de diferentes regiones (114 de ellos de los nueve países amazónicos), monjas, representantes de otras iglesias cristianas, expertos y hombres y mujeres indígenas amazónicos. Los resúmenes difundidos de este encuentro hicieron énfasis en dos propuestas, entre muchas otras: la ordenación de varones casados y el diaconado para las mujeres. En ambos casos las propuestas se circunscriben a las comunidades que existen en la Amazonía.

En el primer caso, se trata de la posibilidad de consagrar sacerdotes a hombres respetados en su comunidad que puedan estar casados, y tengan una “virtud probada” (viri probati). Los obispos que presentaron esta idea explicaron que la causa está en la carencia de sacerdotes en lugares tan alejados que los feligreses con suerte reciben la comunión una vez al año.

En el segundo caso se trata solo de una propuesta que, según se señala en el documento final de la reunión, debe seguir siendo discutida. En una nota difundida por diario español El País, una experta en la materia explica que permitir a las mujeres actuar como diáconos implicaría reconocerles dos órdenes menores que ya vienen desempeñando desde hace décadas: el lectorado y el acolitado. La experta también ha llamado la atención sobre el hecho de que la Iglesia católica sigue negando a las mujeres el derecho a la dignidad del que gozan los hombres, mostrando como ejemplo que ninguna de las presentes en el sínodo tuvo derecho a voto.

En el lado de los grupos opositores a las reformas que impulsa el papa Francisco, la sola idea de ordenar varones casados inspiró acusaciones de “herejía”. Y el momento en que bendijo a las y los indígenas amazónicos que portaban objetos que representan a la Madre Tierra les pareció un “sacrilegio”. Tanto así que un grupo secuestró una muestra de objetos culturales de la Amazonía y los echó al río Tíber. La “opción preferencial por los pueblos indígenas”, de clara vinculación con el Concilio Vaticano II, también causó irritación entre los conservadores.

El documento de conclusiones incluye también referencias como el reconocimiento de la sabiduría indígena sobre la biodiversidad, la necesidad de definir el “pecado ecológico”, el compromiso de defender los derechos humanos y las críticas a las empresas que explotan la Amazonía. A fin de año, con la publicación de la Exhortación Apostólica respectiva, el papa Francisco mostrará hasta dónde está dispuesto a llegar en sus discretos pero enérgicos pasos de transformación de la Iglesia católica.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia