Editorial

Soza para principiantes

La Razón (Edición Impresa)

00:00 / 16 de marzo de 2014

La cómoda fuga al Brasil del exfiscal Marcelo Soza sigue desnudando algo que ya es por demás evidente en el país: la tríada Ministerio Público, Policía y Justicia es especialmente eficiente en “no dar” con ciertos acusados de delitos hasta que, de pronto, se enteran por los medios de comunicación que ya están en otro país. Entonces sí, apurados, con afanes autoexculpatorios, activan todos sus trámites y mecanismos para aprehenderlos.

Resulta al menos curioso que, como ya ocurrió en otros bullados casos, la Fiscalía haya emitido la orden para detener a Soza 24 horas después de que éste solicitara refugio en Brasil. La Policía, diligente, dice que ellos “no podían hacer nada”. Y los tribunales de justicia, tardos, aseguran que el Ministerio Público tenía que pronunciarse “para que el juez lo declare (al fugitivo) rebelde”. El resultado de la tríada es cero.

Tampoco deja de ser extraño que todos los huidos del país pasen las fronteras —caminando, en coche— sin que ninguna autoridad migratoria se entere. Ocurrió así incluso con algunos enjuiciados que tenían arraigo. Entonces vienen las declaraciones y condenas de un lado y del otro exigiendo “que se investigue”. Y surgen contactos con Interpol y solicitudes de extradición. Hasta la siguiente fuga, como repetición de pésima telenovela.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia