Editorial

Suspensiones autoritarias

La Razón (Edición Impresa)

00:00 / 22 de diciembre de 2013

Una de las asignaturas pendientes de nuestra democracia es la todavía inexistente democracia interna en los partidos políticos. Tanto la designación de dirigencias como, en especial, la definición de candidaturas son más resultado de imposiciones que de procesos democráticos internos. Lo propio ocurre con la relación entre dirigentes y militantes, que suele derivar en acciones autoritarias de aquéllos contra éstos.

Un ejemplo reciente es la decisión vertical del jefe de Unidad Nacional de expulsar (“alejar”, dice el eufemismo) a Omar Rocha, concejal municipal de La Paz. Más allá de las razones, Samuel Doria Medina tomó la decisión de manera unilateral y luego derivó al incómodo personaje al Tribunal de Ética. ¿No debería ser al revés? ¿Primero procesarlo, con el debido derecho a defensa, y recién, si corresponde, expulsarlo del partido?

Este caso expresa un problema de fondo: el persistente caudillismo en las organizaciones políticas, profundizado por la ausencia (o incumplimiento) de reglas democráticas para la tramitación de denuncias y recursos, y la definición clara de faltas y sanciones. “He tomado la decisión…”, sentencia el jefe. Y listo. Falta mucho para que los partidos, intermediarios en democracia, sean ellos mismos democráticos.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia