Editorial

Syriza

Los impactos de la crisis han sido los detonantes del deseo de cambio en la sociedad griega

La Razón (Edición Impresa) / La Paz

03:52 / 05 de febrero de 2015

Alexis Tsipras es el joven político griego que, encabezando la agrupación de centro-izquierda Syriza, intenta revolucionar la inerte política europea, que a lo largo de las últimas décadas nos ha mostrado una notable convergencia entre la socialdemocracia (en su momento clara tendencia hegemónica de las fuerzas de izquierda) y la centro derecha, con todos sus matices.

Dicha convergencia se ha hecho patente en el poco heterodoxo manejo de la crisis financiera global iniciada en EEUU en 2008, y se ha manifestado con mayor dramatismo en el manejo de sus efectos sobre los países más vulnerables, vale decir Grecia, Portugal, España e Irlanda. La población pobre de estas naciones está actualmente pagando una factura financiera que se mide a partir de la exclusión de derechos básicos, que tienen que ver con los servicios que el otrora respetable Estado de bienestar europeo garantizaba a sus ciudadanos: salud, seguro de desempleo y otros.

Los impactos negativos de la crisis, cada vez más severos sobre una masa creciente de población, han sido precisamente los detonantes del deseo de cambio en la sociedad griega, deseo que se ha reflejado en la victoria de Tsipras en la última contienda electoral. Syriza es, pues, la esperanza de los griegos para una reforma sustancial de la gestión económica, ya que la crisis ha dejado postrada a la otrora orgullosa sociedad helena con un crecimiento económico negativo durante cinco periodos consecutivos, entre 2009 y 2013, que ha repercutido en un decremento de su ingreso per cápita de casi 20% en el mismo periodo, con el inevitable incremento de la pobreza que ello acarrea.

Los impactos macroeconómicos de la crisis financiera han sido de tal magnitud que más de un académico ha sugerido que Grecia estaría mejor fuera del euro, pues de esa manera podría recuperar la soberanía sobre su política monetaria y contar con un margen de acción más importante en materia de gestión económica. Sin embargo, en el ámbito político, otras consecuencias (económicas y no económicas) asociadas al abandono de la zona del euro pueden acarrear costos que aún no han sido bien calibrados.

En ese sentido, el flamante Ministro de Finanzas griego planteó días atrás un programa de rescate económico que intenta preservar lo más posible la actual institucionalidad monetaria europea, mediante un alivio de deuda, un programa de inversiones en infraestructura, un programa social y un programa de reestructuración bancario. Nada de ello implica estatizaciones ni ataques frontales al capital financiero europeo. No obstante, algunas voces tratan de activar alarmas en sentido de que la victoria de Syriza representa un giro hacia la “extrema izquierda” en Europa, cuando tal vez lo único que se busca es el rescate de los valores de solidaridad y bienestar perdidos a manos de los acreedores financieros internacionales.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia