Editorial

Tarifas y calidad

Resolver el problema del transporte requiere mucho más que mejoras en los vehículos

La Razón (Edición Impresa) / Editorial

00:00 / 14 de febrero de 2016

El Alcalde de La Paz parece estar logrando grandes conquistas en la querella con los transportistas que desde hace semanas se han movilizado en demanda de un incremento en las tarifas. A cambio, el burgomaestre exige mejoras en la calidad del servicio. El costo sin embargo no es menor: aumenta la tarifa y el recargo por horario nocturno se aplica desde las 20.30.

Los dirigentes del gremio, por su parte, están dispuestos a comprometerse a ejecutar una lista larga de mejoras en la calidad del servicio, y anunciaron que mañana entregarán sus compromisos por escrito. Tal vez algunos de ellos piensan que se trata de concesiones inevitables, pero en verdad se trata de aspectos elementales que tienen que ver con la seguridad y la dignidad de las y los usuarios.

Siguen pendientes en la negociación las tarifas de trufis y de buses, así como las correspondientes listas de mejoras de calidad; es previsible que las tarifas también se incrementen, pero no se sabe si desaparecerá el nefasto “quinto pasajero”. Asimismo, los dirigentes de los choferes siguen reclamando la publicación de los resultados del estudio de costos realizado para el gobierno municipal.

A su vez, la sociedad civil, dividida en tres federaciones de juntas vecinales que pugnan por el liderazgo, se ha manifestado contraria al incremento: solo uno de los tres grupos ha avalado el acuerdo y los otros dos anuncian movilizaciones desde mañana. Cualquier rechazo a un incremento de tarifas es perfectamente previsible.

Entre las mejoras que los choferes prometen están la revisión de los sistemas de freno y eléctrico (que en realidad es obligatorio y debiera ser controlado por la Policía), el estado de la carrocería y los interiores de los vehículos, así como la higiene y el ruido. Inevitable es preguntarse si, dados los antecedentes del gremio, estas promesas se harán realidad, y, de no ser así, cuál será la reacción de las autoridades municipales.

En este aspecto específico no debe perderse de vista que sin importar la sinceridad de los firmantes de cualquier acuerdo de esta naturaleza, el plan de mejoras solo será verdaderamente exigible cuando exista una norma que especifique explícitamente cuáles son los parámetros de calidad que deben cumplir propietarios y choferes de los vehículos de transporte de pasajeros; sin ella, no habrá forma de imponer la fuerza de ley.

Finalmente, hay que recordar que resolver el problema del transporte requiere mucho más que hacer mejoras estéticas en los vehículos o reducir el volumen al que ponen la música en sus radios. Tiene que ver con la actitud y el comportamiento tanto de los choferes como de las y los usuarios en el contexto del tráfico urbano. Eso también requiere estudios, planificación, legislación y, sobre todo, mecanismos que aseguren que todas y todos cumplan la norma. En eso, la población entera tiene una gran tarea.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia