Editorial

Teleférico en suspenso

La ampliación de la red de transporte por cable en la urbe paceña no está resultando fácil

La Razón (Edición Impresa) / Editorial

00:00 / 21 de junio de 2015

La ampliación de la red de transporte por cable, mejor conocido por teleférico, no está resultando fácil. Al inicio de obras de la Línea Blanca, que atraviesa Miraflores y conecta con otros dos ramales, se han opuesto vecinos del residencial barrio y el Concejo Municipal, que observa la ausencia de algunos trámites y documentos necesarios para la ejecución del proyecto.

En efecto, la que será la segunda fase del más ambicioso sistema de transporte masivo que se construye en La Paz afronta problemas administrativos, pero sobre todo la oposición activa de dos de las 11 juntas vecinales de Miraflores. Los vecinos, cuyos voceros pertenecen al Colegio de Arquitectos de la ciudad, temen que el teleférico dañe el aspecto de la avenida Busch, proyectada por el arquitecto Emilio Villanueva en 1928.

Según los vecinos, la Línea Blanca provocará daño al paisaje urbanístico, la destrucción del patrimonio, tala de árboles centenarios e invasión a la privacidad de casas que están en el trazo del ramal; además, expresaron dudas sobre la utilidad del transporte por cable en esa zona de la ciudad.

A su vez, el Concejo Municipal de La Paz, que está mediando entre la empresa pública Mi Teleférico y los vecinos de Miraflores, ha hecho una larga serie de observaciones al proceso de preparación e inicio de obras. Desde la falta de autorización expresa para la construcción de los muros de cerco en los puntos donde se construyen las terminales (plaza San Martín, monumento a Busch y plaza Villarroel), hasta la ausencia de planos aprobados para los tres edificios.

De hecho, el ente deliberante del municipio ya ha instruido la paralización de los trabajos, a lo que el Gerente General de la empresa de transporte ha respondido afirmando que el único que tiene atribución para tomar tal decisión es el Alcalde, quien todavía no se ha pronunciado oficialmente.

Asimismo, la autoridad de la empresa ha respondido a las inquietudes de los vecinos señalando que el daño al paisaje será mínimo (aunque es evidente que sí cambiará la vista en la histórica avenida miraflorina), que el patrimonio histórico y natural será preservado, que solo habrá que cortar 13 árboles, que serán compensados con otros 200 que serán plantados, y que no habrá invasión a la privacidad, pues las cabinas no se detienen delante de ninguna ventana.

Respecto de la utilidad, no solo la opinión de las y los miraflorinos está dividida, sino que la Línea Blanca es necesaria para el funcionamiento de las líneas Naranja y Café.

Los sistemas de transporte masivo implican proyectos de largo plazo y, en esa medida, una gran dosis de visión. La construcción de la segunda fase del teleférico debe, pues, cumplir con el debido proceso ante las autoridades pertinentes, y éstas a su vez deben favorecer la ejecución del proyecto y su integración con el servicio de La Paz Bus. El bien mayor debe primar.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia