Editorial

Templos desprotegidos

La Razón (Edición Impresa) / La Paz

01:11 / 18 de junio de 2014

A finales de 2012 y principios de 2013, siete templos de Potosí fueron asaltados en apenas seis meses. El primer hecho ocurrió el 19 de noviembre de 2012. En esa ocasión, seis cuadros coloniales del templo de Tomave fueron sustraídos. El robo de mayor gravedad sucedió el 16 de marzo de 2013 en la parroquia de La Merced, de donde se sustrajeron joyas y piedras preciosas valuadas en más de medio millón de dólares.

Un mes después, seguramente envalentonados con la incapacidad (o el desinterés) de las autoridades policiales para detener este tipo de atracos, los ladrones protagonizaron un hurto con ribetes de escándalo, robando las joyas de la Virgen de Copacabana, considerada la patrona de Bolivia. Durante meses se armó un zafarrancho que tuvo en vilo a todo el país y a raya a los ladrones.

Sin embargo, tal parece que los amigos de lo ajeno han vuelto a las andadas, sustrayendo, el domingo, las joyas de la Virgen de la Asunta, nada más y nada menos que de la Catedral de Oruro. Valgan estos lamentables incidentes para recordar la importancia de contener una ola delictiva cuando empieza, ya sea que esté vinculada con el tráfico de drogas o la comercialización de bienes patrimoniales. Y no solo porque la impunidad alienta a los criminales, sino también porque el mal ejemplo se expande como una epidemia.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia