Editorial

Trabajo en las cárceles

La Razón (Edición Impresa)

00:07 / 27 de enero de 2017

Desde diciembre y hasta finales de enero la cárcel de San Pedro cambia de “rostro”, según advierten quienes conocen con propiedad ese centro penitenciario de la sede de gobierno. Esto debido a que gran parte de la población carcelaria se encuentra ocupada elaborando adornos y regalos navideños, así como también artesanías, miniaturas y juguetes que se comercializan en la feria de Alasita. Por ejemplo, en un reportaje publicado el domingo en este diario se puede apreciar a algunos de los reclusos compenetrados en sus labores, rodeados de materiales, herramientas y artesanías; contentos, como confirmando aquella premisa que señala que no hay mayor felicidad para el hombre que alegrarse en su trabajo.

Sin embargo, este fervor no suele mantenerse el resto del año, y no tanto por la falta de entusiasmo de los reos, sino sobre todo por la ausencia de incentivos financieros que los “ponga” manos a la obra. Por ello, sería más que deseable que las autoridades penitenciarias se den a la tarea de abrir mercados para los productos que se producen en las cárceles, junto a la impartición de cursos y capacitaciones que satisfagan otras demandas laborales. Con ello la mayoría de los reos se beneficiaría con el valor y la dignidad de un trabajo honrado, que es además la mejor manera de mantenerlos alejados del mundo de la delincuencia.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia