Editorial

Tráfico de marfil

La Razón (Edición Impresa)

00:00 / 27 de octubre de 2017

En 2016 la incautación de marfil llegó a las 40 toneladas, un nuevo récord mundial. Esta cifra, dada a conocer el miércoles por la Convención sobre Comercio Internacional de Fauna y Flora (CITES), pone en evidencia que la caza furtiva de elefantes en particular y de animales silvestres en general no conoce de treguas.

Sin embargo, no todos los datos son negativos: por quinto año consecutivo la caza ilegal de paquidermos en África ha descendido, luego de alcanzar un pico en 2011. Además, siempre según la misma fuente, una de las razones de este aumento se debe a la intensificación de los controles en las aduanas y a una vigilancia más rigurosa del transporte. También es posible que las existencias almacenadas en años anteriores hayan comenzado a comercializarse ahora por temor a la expansión de las prohibiciones.

De todas maneras, según la CITES, esta reducción sigue siendo insuficiente para garantizar la preservación de estos majestuosos animales, cuya población se ha reducido en un 30% en los últimos 10 años, y que cada año decrece en 8% debido precisamente a la angurria de grupos criminales que los cazan para comercializar sus colmillos particularmente a mercados de Asia donde son utilizados para elaborar artesanías y para la medicina tradicional.  

De allí la importancia de redoblar los esfuerzos en el ámbito mundial para contrarrestar los incentivos detrás de este nefasto negocio. De ello depende que se pueda garantizar el derecho de las futuras generaciones a vivir bien, en un entorno saludable. 

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia