Editorial

Tráfico de personas

Subeditorial

La Razón

00:39 / 03 de enero de 2012

La semana pasada, el cónsul de Bolivia en Puno informó de que ciudadanas bolivianas son víctimas de tráfico de personas, y que en la mayoría de los casos son obligadas a prostituirse en la Rinconada; una localidad minera peruana ubicada a 1.315 kilómetros al sureste de Lima.

Desafortunadamente, decenas de muchachas son engañadas para viajar hasta Perú y otros países con promesas laborales, pero una vez en su destino, son obligadas a trabajar como damas de compañía o como sirvientas en condiciones infrahumanas. El caso por ejemplo de los 15 bolivianos encontrados recientemente en el interior de una finca en Mendoza, Argentina, donde cosechaban aceitunas en condiciones de esclavitud, alojados en una suerte de celdas sin agua ni luz.

Los más lamentable de todo es que el tráfico y la explotación de personas son cada vez más corrientes en el mundo. Prácticas que no discriminan entre niños o adultos, que cada día denigran y destruyen la vida de miles de personas, todo ello por amor al dinero. Cabe señalar que no sólo son culpables de este crimen los que participan a lo largo de la cadena productiva de esta industria que lucra con el sufrimiento y la humillación, sino también el resto de las personas y autoridades que permanecen indiferentes ante este terrible negocio.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia