Editorial

Tráfico y transporte

Por donde se lo mire, el tráfico urbano y el trans-porte necesitan ser regulados.

La Razón

02:21 / 16 de abril de 2012

Por donde se lo mire, el tráfico urbano y el transporte necesitan regulación; también necesitan instituciones para encauzar la creciente complejidad del sistema que usan las personas para trasladarse de un lado a otro en la metrópoli, y hacer funcionar la sociedad. Ambos factores son interdependientes, y por eso es imprescindible cambiar el actual estado de cosas.

A partir de similar idea, el Gobierno Autónomo Municipal de La Paz se ha propuesto, y lo ha logrado, disponer de una Ley Municipal de Tráfico y Transporte. Falta aún que el Alcalde la promulgue, lo que cambiará drásticamente el escenario para los intercambios y negociaciones de tan conflictivos ámbitos.

Sólo dos temas han acaparado la atención pública en el proceso de debate de la norma: la facultad municipal de regular el servicio de transporte público, y la competencia del municipio para sancionar en el ámbito del tráfico. El primero ha sido abordado por la Confederación Única de Transporte Urbano de Pasajeros (CUTUP), que mantiene latente su amenaza de paro; y el segundo, por el Organismo Operativo de Tránsito (OOT), que se rehúsa a perder las prerrogativas que le confería el Código de Tránsito de 1976.

Pese a haber sido parte de la reunión de instituciones de la sociedad civil que participó en el debate del proyecto de ley municipal, que finalmente aprobó el Concejo Municipal con las formalidades de ley, los choferes de La Paz rechazaron la norma afirmando que partes del texto consensuado fueron modificadas en la versión remitida al Ejecutivo municipal.

Por su parte, la Policía Nacional, a través del OOT, hizo valer su presencia en el escenario del debate únicamente para rechazar cualquier iniciativa que les recorte facultades, y luego abandonó la discusión. Seguramente los oficiales temieron ser objeto de reproche de parte de quienes discutían sobre tráfico y transporte, pero bien le hubiera hecho a la imagen de la Policía no sólo recibir cualquier crítica que corresponda, sino sobre todo mostrar interés en el área sustancial de la institución: la seguridad, en vez de preocuparse sólo por el lucrativo mecanismo de las multas y sanciones.

Sin embargo, el personaje del que menos se ha hablado en torno a ambos temas, pese a haber tomado parte en la discusión, ha sido el ciudadano. El ciudadano chofer, el ciudadano peatón, el ciudadano niño o niña, el ciudadano anciano o anciana, el ciudadano pasajero. No enfocar toda iniciativa, toda declaración, todo posicionamiento en torno a la satisfacción de sus necesidades y demandas es ignorar su lugar central e indelegable en cualquier proceso urbano y social.

Al Gobierno Municipal le corresponde apresurarse a difundir el contenido de la norma, pues tiene razón el Alcalde cuando reconoce que quienes se oponen a la ley no la conocen.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia