Editorial

Tragedia en la Unipol

La Razón / La Paz

00:05 / 27 de junio de 2012

El viernes, un terrible accidente segó la vida de tres estudiantes de la Universidad Policial (Unipol) y dejó 45 heridos. Si bien las investigaciones aún se encuentran en proceso, tal parece que detrás de esta tragedia se encuentra una lógica jerarquía que a veces puede resultar bastante perniciosa: emitir órdenes absurdas que deben ser acatadas “sin chistar” por los mandos inferiores.

Según denunció la madre de uno de los jóvenes fallecidos, el hecho ocurrió porque, bajo amenazas y el empleo de pasacorrientes, dos cadetes de 4º año ordenaron a sus inferiores de 2º (cerca de 50) bajar raudamente unas escaleras para llegar a tiempo a la cena. Mientras esto sucedía, estudiantes de primer año, urgidos también por los horarios, subían en la dirección contraria. Encuentro que ocasionó el colapso de las barandas y el consecuente desplome de los muchachos.

No cabe duda que acatar órdenes superiores es uno de los pilares básicos de la Policía. Durante operaciones peligrosas, este principio puede significar la diferencia entre el éxito y el fracaso, entre la vida y la muerte. Pero una cosa muy distinta es que, a nombre de este principio, gente incompetente e irresponsable se atribuya la autoridad de exigir sandeces, sin antes siquiera meditar sobre su pertinencia o posibles consecuencias.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia