Editorial

Trato preferencial

Resolver las demandas pasa no por diseñar la política pública, sino por ejecutarla

La Razón

02:15 / 21 de diciembre de 2011

Después de un mes de protesta, que incluyó una dramática marcha, las personas con discapacidad han obtenido del Gobierno una nueva promesa de legislación específica para el sector, y no un bono anual, que es lo que exigían. El Ejecutivo arguyó que un bono para esa población es insostenible. Una política pública, y la voluntad para aplicarla, es lo que hace falta.

En efecto, a lo largo de 25 días, un grupo de personas con diversas clases de discapacidad realizó una marcha entre Trinidad y Santa Cruz de la Sierra, protagonizando hace una semana un dramático ingreso a la plaza principal de la capital cruceña, donde instalaron una vigilia anunciando que continuarían su viaje hacia La Paz, exigiendo la promulgación de la Ley de Trato Preferencial y el pago de un bono de 3.000 bolivianos.

Seguramente nadie puede ignorar cuán dramática puede ser la vida de una persona con discapacidades, pues además de lo que el cuerpo le niega, el resto de la sociedad empeora su situación con continuas manifestaciones de discriminación y exclusión. Precisamente esa es la legitimidad detrás de cualquier movilización de ese sector.

Sin embargo, a lo largo de los últimos años los grupos que se movilizan han demostrado habilidades de protesta de gran fuerza, como cuando atacaron a un comandante de la Policía, o cuando secuestraron las oficinas del Defensor del Pueblo en Santa Cruz a lo largo de 40 días. Parte de su éxito como símbolo útil para señalar la injusticia social y conflicto con un Estado insensible está en la “pena” que muchas personas dicen sentir por quienes padecen alguna deficiencia física o mental.

Sin duda la compasión es una virtud muy destacable, pero también en muchos casos el expresarla, adhiriendo al reclamo y sobre todo señalando al Gobierno como culpable, sirve también para disimular la existencia de numerosos sistemas de discriminación y exclusión que por cotidianos son aceptados en la sociedad, incluso por quienes muestran su indignación y su pena.

Las personas con discapacidad exigen una ley largamente demandada y continuamente prometida, además de un bono anual. El acuerdo de ayer, consensuado con las representaciones de La Paz, Oruro, Sucre, Tarija y Santa Cruz, establece que se agilizará la aprobación de normas en beneficio del sector. El Ministro de la Presidencia, al anunciar la noticia, señaló que el convenio no incluye ningún tipo de pago para esa población.

En rigor, la ley que se demanda es un decreto supremo en vigencia, donde se establece un sistema de preferencias para las personas con discapacidad, que es ostensiblemente incumplido. Resolver las episódicas manifestaciones pasa, entonces, no por diseñar la política pública, sino por ejecutarla, tarea que incumbe no sólo a las autoridades, garantes naturales de los derechos, sino a toda la sociedad y sus instituciones.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia