Editorial

Trump en aprietos

Ha quedado en evidencia que el Presidente de EEUU no  distingue la cosa pública de su propia hacienda.

La Razón (Edición Impresa)

00:28 / 07 de noviembre de 2019

Pasado un mes y medio desde el inicio de los procedimientos para investigar, y eventualmente destituir, al Presidente de EEUU (proceso conocido como impeachment), es todavía difícil predecir el resultado de esta iniciativa político-judicial. Sin embargo, lo conocido hasta ahora del caso en particular y del modo de actuar del Mandatario estadounidense habla muy mal de la política de ese país.

Lo que parecía una de las tantas alternativas del Partido Demócrata para dañar al Presidente republicano, electo en noviembre de 2016, finalmente emergió como un caso de contornos claros, relevante y susceptible de ser debidamente investigado. Nos referimos a la denuncia anónima de un agente de inteligencia sobre una conversación telefónica en la que Donald Trump habría pedido a su homólogo de Ucrania investigar al hijo de Joe Biden, con el fin último de dañar la imagen de su posible contrincante demócrata en las elecciones de 2020.

Lo que siguió fue una suerte de desfile de diplomáticos estadounidenses declarando a puertas cerradas ante los miembros de tres comités responsables en el Congreso de EEUU de este caso. Hace una semana, el mismo Congreso aprobó las reglas y procedimientos a seguir en este recurso constitucional que se emplea por cuarta vez en la historia de la potencia del norte, dando nueva muestra de que el trámite va en serio.

Según se informó días atrás, el impeachment ha ingresado a una nueva fase, con la posibilidad de comparecencias públicas de testigos, requerimiento de documentos y la defensa formal por parte de los abogados de Trump. Hasta ahora, la Casa Blanca se había negado a colaborar por considerar ilegítimo al proceso y sin garantías. A su vez, el Presidente empleó su cuenta en Twitter para denunciar nuevamente una “caza de brujas” y hasta declararse víctima de “linchamiento”.

El último episodio, ayer, consistió en la revelación de una carta de tres páginas en la que un muy respetado diplomático de EEUU desdice una declaración anterior, al recordar que en su momento cumplió la orden de comunicar a un alto cargo ucranio que su país no obtendría la ayuda económica militar pactada si no se investigaba la actividad de Hunter Biden, hijo del exvicepresidente Joe Biden, posible candidato presidencial en 2020.

En ese camino, se ha confirmado que, al menos en casos como el que se investiga, la política internacional estadounidense se desarrolla en dos ámbitos: uno formal, institucional y público, pero poco eficiente; frente a otro secreto, conducido por el Presidente y un puñado de socios suyos, no necesariamente expertos en la materia.

Hasta ahora, ningún proceso de este tipo ha concluido con la destitución del Presidente, y son tantos los pesos y contrapesos en el trámite que la actual iniciativa podría concluir como las anteriores. Con todo, queda la evidencia de que el Primer Mandatario de Estados Unidos es incapaz de distinguir la cosa pública de su propia hacienda, tal y como haría el estereotípico presidente de uno de los países que él desprecia.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia