Editorial

Otra de Trump

La Razón (Edición Impresa)

00:24 / 08 de diciembre de 2017

Las decisiones de Donald Trump ponen nuevamente en crisis al planeta. Primero arremetió contra el sistema que rige el comercio mundial, luego se propuso sabotear la lucha contra el cambio climático, y ahora último decidió atentar contra el statu quo que ha permitido conservar un frágil equilibrio en Medio Oriente durante las últimas siete décadas.

En efecto, la decisión de reconocer a Jerusalén como la capital israelí y de trasladar cuanto antes la Embajada de Estados Unidos a esa ciudad pone en crisis un consenso internacional que se ha mantenido desde la creación de Israel, el 14 de mayo de 1948. Al respecto, huelga recordar que, en una de sus primeras resoluciones, las Naciones Unidas determinó la división de Palestina en dos Estados, uno árabe y otro judío. Y conscientes del valor simbólico y político de Jerusalén para las tres principales religiones monoteístas del mundo (el cristianismo, el judaísmo y el islam), resolvió asumir de manera provisional su administración.

Sin embargo, los países árabes rechazaron este mandato y propiciaron una invasión contra el naciente Estado hebreo inmediatamente después de su reconocimiento. Una mala jugada, pues Israel salió fortalecido de esta guerra, ocupando el territorio que le había asignado las Naciones Unidas, un buen porcentaje del territorio otorgado a los árabes y la parte occidental de Jerusalén. Veinte años después, en junio de 1967, se desató otra guerra entre árabes y judíos que duró tan solo seis días, tiempo suficiente para que Israel ocupara esta vez, entre otros territorios, la parte oriental de Jerusalén, considerada por los palestinos como su capital.

En 1980, ya completamente bajo su control, Israel declaró a Jerusalén como su capital “eterna e indivisible”; pero la comunidad internacional rechazó esta declaración, y por este motivo todas las embajadas se encuentran asentadas en Tel Aviv, la segunda urbe israelí más poblada. No obstante, Donald Trump acaba de dar el primer paso para minar este acuerdo internacional que ha mantenido un equilibro relativo en la región. Ello, pese al rechazo de los países árabes, de la Unión Europea, de la OTAN y de muchas otras organizaciones multilaterales.

Las repercusiones de esta determinación son difíciles de prever. Sin embargo, además de entorpecer las negociaciones de paz orientadas a cumplir el mandato de las Naciones Unidas de crear un Estado palestino, todo apunta a que la violencia en aquella región se va a incrementar, por cuanto les proporciona a los musulmanes fundamentalistas una nueva excusa para seguir alimentando el odio que los caracteriza. De hecho, el movimiento islamista Hamás exhortó a los palestinos a empezar una tercera intifada (levantamiento popular), a tiempo de declarar que Trump, con esta decisión, estaba abriendo “las puertas del infierno”; y ayer ya se registraron los primeros heridos en enfrentamientos entre palestinos y la Policía israelí en la Ribera Occidental. Todo ello por obra y gracia de un nuevo exabrupto del Presidente de EEUU.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia