Editorial

Unidad por la unidad

Este origen electoral de la pretendida unidad opositora plantea algunos problemas

La Razón / La Paz

00:34 / 13 de noviembre de 2012

Aunque prematuros y hasta ahora carentes de bases programáticas, resultan sugestivos los ensayos de algunas fuerzas de la oposición en Bolivia por establecer alianzas con miras a las aún lejanas elecciones generales de diciembre de 2014. El propósito es avanzar hacia un frente político para competir con el Movimiento Al Socialismo (MAS) del presidente Evo Morales.

Desde hace algún tiempo, diferentes voces opositoras plantean la necesidad de la unidad, su unidad, como una suerte de imperativo para competir en los futuros procesos electorales. Parten de la convicción declarada de que separados, dispersos, tienen muy pocas posibilidades de ganarle en las urnas al partido gobernante a nivel nacional. Y tienen razón. De esta manera se entiende su afán, a veces obsesivo, de formar un frente único o al menos un frente amplio con candidato presidencial compartido.

Este origen electoral de la pretendida unidad opositora plantea algunos problemas. El más visible se refiere a una interrogante básica: ¿por qué unirse? Y aquí el factor aglutinante no tiene que ver con ningún proyecto de país, programa de gobierno o propuesta alternativa, sino con un adversario común: “todos contra Evo”. Así, la siguiente interrogante: ¿con quién unirse?, no puede sino remitir al mismo cauce: “todo lo que no sea el MAS”. Unidad, pues, cimentada en la negación.

El mes pasado, a iniciativa de Unidad Nacional (UN) —cuyo principal líder aparece como el más activo impulsor del frente opositor—, se avanzó en una alianza para participar en la elección de gobernador(a) en Beni. El resultado de dicha “unidad posible” no fue el esperado. Hubo un fallido intento de aliarse con el MSM, surgieron voces críticas de dirigentes regionales del MNR y ADN, y se cuestionó el uso de encuestas para la selección del candidato. Hoy la oposición tiene tres rostros.

En este contexto, con miras a los comicios de 2014, UN cuenta desde ayer con un nuevo socio: Nueva Alianza Bolivia (NAB). Juntos conforman Unidad por la Democracia. “No es una juntucha”, aclara velozmente el dirigente de NAB, que hasta hace poco militaba en Alianza Social (AS). Y anuncia que están en negociación con otras fuerzas: AS en Potosí, el MNR en Tarija, “la gente de Leopoldo” en Pando, Ernesto Suárez en Beni, Chapetón en Oruro, otros en Sucre… “No es una juntucha”.

¿Unidad por la unidad? ¿Unidad para qué? Al parecer el ímpetu de algunos partidos de la oposición radica en buscar la unidad como un fin en sí mismo. No importa sobre qué bases ni con qué proyecto político. Frente único, candidato único, pensamiento único. Quizás sea hora, desde las diferentes oposiciones con voluntad democrática, de asumir la unidad como un medio y empezar a construir y debatir, más bien, propuestas de gobierno y visiones de futuro para el país.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia