Editorial

Violencia animal

‘Una civilización se puede juzgar por la forma en que trata a sus animales’ (Gandhi)

La Razón (Edición Impresa) / La Paz

00:41 / 02 de febrero de 2016

Cuesta creer que pobladores de una comunidad que forma parte de un parque natural se muestren no solo incapaces de apreciar la belleza de un animal tan hermoso como son los osos jucumari, sino que incluso lleguen a golpear salvajemente a un espécimen de esta especie, en una suerte de linchamiento que pone en evidencia un comportamiento deplorable difícil de comprender.

La agresión ocurrió el lunes en K’omer Khocha, un municipio rural de Tiraque (Cochabamba), luego de que un grupo de adolescentes observase a un jucumari de aproximadamente dos años trepado en un árbol. En ese tipo de situaciones se esperaría que los muchachos aprovechen la ocasión para poder disfrutar, a distancia, de la magnificencia de la única especie de oso que habita en Bolivia, que se caracteriza por tener manchas blancas en su rostro que lo asemejan a los mapaches. Empero, optaron por molestarlo y lanzarle piedras; y cuando el pequeño oso trató de huir mostrándose amenazador frente a sus agresores, reacción que era previsible, se les unieron a este aquelarre otros pobladores, muchos de ellos adultos, golpeando con palos y piedras al pobre animal, cuya especie está catalogada como vulnerable a la extinción.

Afortunadamente las autoridades municipales, alertadas por un vecino, llegaron a tiempo para detener esta barbarie y evitar que acaben con su vida. Sin embargo, quedó muy malherido por los golpes y el estrés.

De hecho ha perdido el ojo derecho y el izquierdo también está en riesgo. Le cuesta levantarse, no puede caminar y no manifiesta apetito. Un comportamiento previsible no solamente por el dolor, sino también por estar fuera de su hábitat (en ocasiones gime igual que los cachorros de su especie cuando buscan a su madre) y por el trauma producto de la golpiza que recibió, según explican los veterinarios del zoológico Vesty Pakos de La Paz que lo están atendiendo.

Consultados sobre este hecho, autoridades de la Dirección de Biodiversidad del Ministerio de Medio Ambiente han señalado que planean iniciar un proceso contra los responsables de esta agresión. No obstante, por las características de este delito, cometido por toda una comunidad, y tomando en cuenta la indolencia del sistema judicial del país, es muy probable que este cobarde crimen quede en la impunidad.

De todas maneras esta agresión debería generar algún tipo de respuesta de parte de las instituciones públicas y civiles, pues pone en evidencia la necesidad de incidir en campañas educativas que enseñen a las nuevas generaciones a respetar la vida de todos los seres vivos y a rechazar la violencia en general y las agresiones en particular contra los sectores más frágiles, ya sea que se trate de niños, ancianos, mujeres o animales. Y es que, como bien señaló Mahatma Gandhi, el desarrollo de una civilización se puede juzgar por la forma en que trata a estos últimos.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia