Editorial

Violencia ya no

La violencia contra las mujeres es un drama cotidiano aceptado como algo ‘normal’

La Razón / La Paz

00:02 / 25 de noviembre de 2012

La violencia contra las mujeres puede adoptar infinidad de formas, desde el sutil acoso hasta el feminicidio. La violencia contra las mujeres es un drama cotidiano, que por eso mismo es aceptado como “normal” o “inevitable” en gran parte de los casos. Por eso es necesario celebrar fechas como hoy, Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer.

Para comprender el alcance de este problema, sirve la definición establecida en la Convención para la Eliminación de Toda Forma de Violencia Contra la Mujer de la ONU: “todo acto de violencia basado en la pertenencia al sexo femenino que tenga o pueda tener como resultado un daño o sufrimiento físico, sexual o psicológico para la mujer, así como las amenazas de tales actos, la coacción o la privación arbitraria de la libertad, tanto si se producen en la vida pública como en la vida privada”. Para las expertas entrevistadas en el programa televisivo Estamos a tiempo, auspiciado por el Instituto Prisma y La Razón, la violencia de género a la que están expuestas las mujeres en el país y en el mundo, de toda edad y clase social, es resultado de sociedades machistas en las que los golpes, insultos, violaciones son tomados como naturales, en las que prima la mirada patriarcal.

Un reciente reporte de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen da cuenta que en la ciudad de La Paz las denuncias por el delito de violación en los primeros seis meses del año superaron en 100% la cifra registrada en similar periodo de 2011, pero además revela que en su mayoría los autores de este delito contra menores de 15 años son parientes de la víctima, mientras que son los amigos y el padrastro en caso de las mayores de 15 años, confirmando una vez más que el peligro está en el hogar.

En el caso del feminicidio, al menos la mitad de los asesinatos de mujeres han sido cometidos por la pareja (esposo, concubino o novio) de la víctima; una mayoría de los asesinos logran condenas leves debido a que el Código Penal admite como atenuante la figura de “emoción violenta”, que es como decir que la víctima tuvo la culpa por provocar al agresor; finalmente, está demostrado que al inducirse a la pareja a una conciliación luego de un episodio de violencia, se habilita la posibilidad de que el agresor reincida en su comportamiento.

Esta trágica situación no es exclusiva de Bolivia, es un mal que afecta a las mujeres en todo el mundo, independientemente de la riqueza o la cultura y religión dominantes en los países. La Organización de las Naciones Unidas revela que en el mundo al menos una de cada tres mujeres ha sido golpeada, coaccionada sexualmente o ha sufrido otro tipo de abuso en su vida. Así, la violencia contra las mujeres es un problema con proporciones de epidemia, quizás la violación de los derechos humanos más generalizada de las que se conoce hoy en día.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2
3 4 5 6 7 8 9
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia