Editorial

Vivir la diferencia

La categoría mestizo es como un ‘comodín’ en la baraja, es a la vez todo y nada

La Razón / La Paz

00:01 / 15 de enero de 2012

Sólo la emergencia de un conflicto de preocupantes proporciones en Yapacaní, Santa Cruz, y de un diálogo nacional cuyos resultados superaron las expectativas incluso de los organizadores, han hecho posible disminuir la intensidad del debate público sobre el mestizaje; y la pertinencia de consultar o no en el Censo 2012 si la gente se reconoce o no mestiza.

¿Cuál es la relevancia de preguntar a la gente si se reconoce mestiza, cuando se percibe un casi completo consenso en torno a esta idea? Sin embargo, las críticas a la todavía no conocida boleta censal apuntan a una supuesta necesidad de indagar cuántas personas se consideran mestizas, en vez, o además de, la pregunta por la autoidentificación étnica, que indaga sobre la adscripción a alguna nación originaria en particular.

Reducir la compleja identidad cultural boliviana a la idea de que “todos somos mestizos” sirve para crear una base identitaria común a la gran mayoría, pero también para disimular la diferencia, por ejemplo, entre un mestizo empresario de apellido croata, dueño de multimillonarias inversiones y reconocimiento como líder regional, con el también mestizo vecino de Caracollo, dueño apenas de su talento y su fuerza de trabajo.

Se ha dicho que el mestizaje es una categoría racial, mientras que la autoidentificación étnica es cultural. Sin embargo, es perfectamente posible señalar mestizajes culturales y no sólo biológicos. Como alguna vez señalara nuestro columnista Xavier Albó, la categoría mestizo funciona como un “comodín” en la baraja: es a la vez todo y nada. Por eso mismo, la categoría mestizo es, precisamente, el escondite perfecto para el racismo latente en, tal vez, toda la sociedad, pues al pretender ignorarse la diferencia, se pierde de vista el origen de la desigualdad.

¿De qué sirve saber que la mayoría se considera mestiza, si lo que importa es descubrir a esa minoría de una de las naciones del Estado Plurinacional que tiene mayores necesidades insatisfechas? Preguntar por la autoidentificación étnica tiene que ver, pues, con el núcleo de la identidad de las personas. Así como alguno podrá identificarse como mestizo urbano, denotando su origen geográfico, otro podrá decir tsimane o yuracaré o guaraní o moxeño o aymara y muchos otros nombres de culturas vivas        en el país.

Servirá para que quienes no se consideren miembros de alguna cultura indígena originaria campesina respondan “ninguna” a la pregunta sobre su autoidentificación con alguna de las culturas en la lista de la boleta censal, pero sobre todo para que esos que aún hoy son llamados “indios”, “salvajes”, “selváticos” u otros nombres más, se hagan ver y permitan saber con certeza cuántos son, dónde están y, fundamentalmente, cómo viven. Veremos que tal vez haya mestizos que viven mejor que muchos otros también mestizos, pero además indígena originario campesinos.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia