Editorial

Volver a caminar

Hay gente dispuesta a compartir su fortuna y sus habilidades para obrar milagros

La Razón / La Paz

00:04 / 28 de febrero de 2013

Son muchas las personas que necesitan de una prótesis para sustituir alguna parte o la totalidad de sus piernas; y si bien no todos pueden cubrir el elevado costo de estos aparatos, afortunadamente siempre existe gente dispuesta a compartir no sólo su fortuna sino también sus habilidades para obrar milagros. El domingo, la revista Escape rescató uno de estos prodigios.

En efecto, uno de los reportajes de la revista versa sobre el Centro de Miembros Artificiales Mattehew Peppe, que en los últimos 20 años ha contribuido para que más de 300 bolivianos con discapacidad física, muchos de ellos niños, puedan valerse por sí solos. Esta importante labor, calificada por los propios favorecidos como verdaderos milagros, se sostiene gracias al Rotary Club La Paz. Empero, un nombre, justamente el que lleva el centro, resalta entre los contribuyentes.

En 1993, Mattehew Peppe llegó a Bolivia en un viaje de turismo que debía durar 15 días. Durante su visita, “causalmente” se cruzó con un programa del Rotary Club que anualmente organizaba campañas para colaborar gratuitamente a personas con discapacidad. Entusiasmado con esta labor, Peppe, ingeniero electrónico y doctor en Ingeniería Mecánica, se quedó en el país durante dos años. Tiempo en el que diseñó y construyó una máquina para elaborar pies ortopédicos y otros equipos que forman parte de ese primigenio proyecto, que hoy funciona todo el año.

Peppe vive actualmente en EEUU; sin embargo, sus vínculos con Bolivia no se han roto, pues no sólo se preocupa de proveer modernos aparatos al instituto que lleva su nombre, sino también de recursos y contactos para que los técnicos del centro puedan capacitarse. Florencio Calle es uno de ellos, cuyo afán por la excelencia y la innovación sólo se entiende al saber que él también sufrió la pérdida de una de sus piernas. Por ejemplo, Calle trata de que las prótesis se parezcan estéticamente al resto de las extremidades de las personas que la utilizan. Asimismo, se las ingenia para resolver casos que parecen imposibles, como el de una niña sin muñón, para quien diseñó un calzón que funge como cadera dónde colocar la prótesis.

Así como Calle, varios otros están comprometidos con esta labor. Por ejemplo los actuales directores del centro, el Dr. Dante Chumacero y su esposa, la pedagoga Ivonne Evia Rodríguez, que asumen cada uno de los casos de manera única e integral, apoyando no sólo la parte física sino también psicológica de quienes deben luchar para reintegrarse a la sociedad, una vez superada la discapacidad. Desde esta perspectiva holista, Chumacero advierte que son muchos los que pierden sus extremidades como consecuencia de la diabetes. En este sentido, recomienda no sólo llevar una vida y una dieta saludables, sino también hacerle caso al cuerpo cuando nos advierte, a través de las molestias, que algo no anda bien con nuestro organismo.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia