Editorial

El acto de desear

La Razón (Edición Impresa) / La Paz

00:36 / 31 de diciembre de 2015

En las últimas horas de tan turbulento 2015 se siente el impulso de cerrar el año con evaluaciones, pero sobre todo nos invade el ánimo de recibir el 2016 con buenos deseos. El acto de formular un deseo tanto en lo personal como en las colectividades a las que pertenecemos es, solo por el hecho de desearlo, un augurio. A muchos les llega ese espíritu ordenador de la mente y de nuestro corazón, junto a la capacidad de concentrar lo más positivo de nuestras energías para sencillamente desear.

Desear que este próximo año no ceda a la intolerancia, al odio, al no reconocimiento del otro y podamos salir de una espiral de la violencia que se ha llevado a tantas víctimas en las zonas de tensión. Desear que tengamos la capacidad de amar al otro, de comprenderlo, de ayudarlo, de refugiarlo.

Desear que las olas de precios o las borracheras financieras puedan ser bien resistidas por todos los países. Desear que haya verdadero entendimiento entre los pueblos del mundo. Pero desear también que día a día aprendamos a convivir en los espacios privados y públicos. Desear, ante todo, que seamos capaces de respetar todos los derechos de nuestros hijos e hijas; que les regalemos, en cada rincón del planeta, un futuro comprometido con el amor.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia