Editorial

Un acuerdo duradero

La situación de Santos es cualitativamente distinta a la que enfrentó Pastrana

La Razón (Edición Impresa) / La Paz

01:47 / 24 de diciembre de 2014

Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) decidieron iniciar un alto el fuego unilateral indefinido desde el 20 de diciembre. El anuncio se da en medio de la retoma de las negociaciones de paz a iniciativa del presidente Juan Manuel Santos, iniciadas en 2012 con la participación de Noruega y de Cuba, este último país como garante y sede de las negociaciones.

No es la primera vez que el Estado cafetalero y la guerrilla colombiana se sientan a negociar; empero, en ninguno de los episodios anteriores se logró el objetivo deseado de pacificación permanente. El último antecedente de un proceso similar fue impulsado por el expresidente Andrés Pastrana (1998-2002). Tampoco es la primera vez que las FARC declaran un alto el fuego en periodo navideño. Ya lo hicieron en repetidas ocasiones. Sin embargo, en esta oportunidad la guerrilla anunció que el alto el fuego se prolongará indefinidamente, siempre y cuando no sean “objeto de ataques por parte de la fuerza pública”.

El hecho de que el anuncio sea realizado en medio de las conversaciones de paz parece enmarcarse en la lógica de un complejo ajedrez político, pues el Mandatario colombiano inició las negociaciones sin considerar ningún tipo de tregua, ni unilateral ni bilateral. El antecedente de desconfianza para no considerar un cese de hostilidades fue la negociación de Pastrana, realizada en una zona desmilitarizada, condición que supuestamente fue aprovechada por las FARC para fortalecerse militarmente, incrementando su poder de fuego. Con este movimiento, la guerrilla asume la iniciativa y envía el balón al terreno del Gobierno colombiano.

En todo caso, la situación de Santos es cualitativamente distinta a la que enfrentó Pastrana en su momento: el Presidente de Colombia negocia hoy con una generación más joven de dirigentes guerrilleros y, por lo tanto, menos cercana a los antiguos fundadores de las FARC, entre los que se encontraba el histórico Tirofijo, protagonista indiscutible del anterior proceso de negociaciones.

Adicionalmente, Santos negocia con una guerrilla que ha sufrido el descabezamiento en 2008 de sus figuras más relevantes, justo cuando el actual Presidente fungía de ministro de Defensa. En ese entonces, las FARC sufrieron uno de sus más fuertes golpes, al perder en combate a Raúl Reyes, Iván Ríos y al morir, por causas naturales, Tirofijo. Asimismo en 2010 falleció en combate el Mono Jojoy (Jorge Briceño). De esta manera, al perder a sus personajes históricamente más fuertes, la guerrilla llega al último proceso de paz en una situación interna notoriamente menos sólida.

En circunstancias históricas diferentes, es de esperar un resultado diferente. Hacemos votos para que en esta ocasión sí se llegue a un acuerdo duradero, y para que Colombia deje atrás tantas décadas de violencia insensata y fratricida. 

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia