Editorial

El desafío boliviano

El país debe constituirse en un modelo de respeto y convivencia con la naturaleza.

La Razón (Edición Impresa)

00:00 / 25 de mayo de 2014

A tres semanas de la Cumbre del Grupo de los 77 y China (G77), las actividades preparatorias son cada vez más intensas, y así como se realizan grandes inversiones en infraestructura urbana, también las reuniones preparatorias concitan atención. Bolivia tiene grandes desafíos por delante, no solo durante la cumbre, sino también impulsando las decisiones que se tomen.

En efecto, el Gobierno junto con la Gobernación cruceña y el Gobierno Municipal de la ciudad sede del evento, Santa Cruz de la Sierra, han invertido millonarias sumas para poner la ciudad, sus hoteles y el centro de convenciones a la altura de sus ilustres visitantes, muchos de ellos presidentes y primeros ministros, representantes de los 133 miembros del G77.

Pero lo más importante del proceso preparatorio sin duda son las reuniones previas. La primera de ellas fue el encuentro de jóvenes realizado semanas atrás, en el que se discutió la forma de impulsar un paradigma alternativo al capitalismo, que además de basar la riqueza de unos en la pobreza de la mayoría, ha demostrado ser un modelo depredador de la naturaleza.

En poco menos de una semana está previsto el encuentro de mujeres, en el que se prevé que participarán al menos 2.000 personas provenientes de todo el mundo, con el objetivo de fortalecer los avances y derechos de la mitad de la humanidad bajo el título general “Despatriarcalización y nuevo orden mundial”.

En medio de ambas, se realizó un seminario internacional sobre cambio climático, que tuvo como invitado de honor al expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva. En este evento se hizo mucho énfasis en el concepto de armonía con la naturaleza, introducido por Bolivia en el debate de la Organización de Naciones Unidas hace cinco años como un modelo alternativo a la llamada Economía Verde y como la mejor forma de evitar más daños al planeta, que afronta, según los entendidos, una inminente catástrofe si no se cambian los patrones de producción y consumo insostenibles.

En su discurso, el exmandatario brasileño afirmó que la agenda ambiental global debe dar un salto de calidad en la cooperación para el desarrollo sostenido en los países que forman parte del G77, y que espera que bajo la presidencia de Bolivia, el grupo desempeñe un papel clave en favor de este desafío estratégico.

Bolivia tiene, pues, los ojos del mundo encima, y si bien el cambio climático no es el único tema en la agenda de la cumbre, su mayor desafío será demostrar que armonía con la naturaleza es más que un debate filosófico y que puede ponerse en acción. El país debe constituirse en modelo para el resto del planeta en materia de respeto y convivencia con la naturaleza, sin por ello renunciar al desarrollo económico y social. La tarea no es menor y de su éxito depende que el futuro sea mejor para la humanidad.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia