Editorial

Diálogo con Chile

La iniciativa de los diputados chilenos puede ser la ocasión para iniciar un diálogo con buen pie.

La Razón (Edición Impresa)

21:56 / 14 de abril de 2019

La semana pasada, la Cámara de Diputados del Parlamento de Chile aprobó una resolución en la que solicita al presidente de ese país, Sebastián Piñera, iniciar el diálogo con Bolivia a fin de restablecer las relaciones diplomáticas, suspendidas desde 1962. El gesto, que no implica obligación alguna para el vecino Estado, provocó entusiasmo en el oficialismo y desconfianza en la oposición.

Impulsado por un grupo multipartidario y las firmas de los diputados Gonzalo Winter, Diego Ibáñez (Movimiento Autonomista); Pamela Jiles, Tomás Hirsch, Florcita Alarcón (Partido Humanista); Gabriel Ascencio (Democracia Cristiana); Jaime Naranjo (Partido Socialista); Carolina Marzán, Tucapel Jiménez (Partido por la Democracia) y Carmen Hertz (Partido Comunista), el proyecto de resolución tomó medio año en materializarse en una votación, el martes 9 de abril, y recibió 65 votos a favor, 24 en contra y 31 abstenciones.

El documento, que recoge el fallo de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) y en su espíritu recuerda la diplomacia de los pueblos, propone “dar inicio a un periodo bilateral de nuevo tipo” y solicita “iniciar un diálogo que tenga como objetivo restablecer las relaciones diplomáticas con el Estado Plurinacional de Bolivia, comenzando dicho proceso con el restablecimiento de nuestra embajada en dicho país”.

En su parte considerativa, el proyecto aprobado el martes habla de una “nueva fase” en las relaciones políticas de ambos países y que debe ser interés de Chile “respetar y ratificar los pactos que promueven la solución pacífica de conflictos entre países”. Asimismo, en sintonía con el fallo de la CIJ, reconoce que “en la relación con Bolivia existen problemas políticos y no solo problemas jurídicos y que, por tanto, los primeros siguen sin resolverse en la medida que no restablecemos con ellos el diálogo político internacional”.

Frente al entusiasmo manifestado por legisladores bolivianos del oficialismo, un senador de oposición llamó la atención sobre el hecho de que no se nombre de manera explícita el diferendo por el mar. Sin embargo, en contacto con este diario, uno de los proyectistas de la resolución aprobada por la Cámara de Diputados de ese país explicó que la iniciativa eventualmente plantea una agenda sin la exclusión de temas, entre ellos la reivindicación marítima. También reconoció que el documento no tiene efecto jurídico ni legislativo y que el Presidente chileno es libre de acatarlo o ignorarlo.

Coincidentemente, el Canciller boliviano declaró ante la Asamblea Legislativa que es parte de la estrategia post La Haya insistir en el diálogo bilateral, y el Presidente del Estado se mostró confiado en que será Chile el que necesite, eventualmente, retomar las relaciones cuando reconozca que las nuevas alternativas exportadoras de Bolivia afectan la economía del norte del vecino país. Hay, pues, razones para el optimismo, lo cual no significa confiarse ni desaprovechar la ocasión de iniciar un diálogo bilateral con buen pie.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
22 23 24 25 26 27 28
29 30

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia