Editorial

Dinero para salud

Es deseable que la transformación estructural de los servicios de salud pública comience sin más demora.

La Razón (Edición Impresa)

00:01 / 17 de enero de 2020

Durante un acto en el que entregaba nuevos ítems para trabajadoras y trabajadores en salud, en Tarija, la Presidenta interina anunció que su gobierno ha logrado modificar el Presupuesto General del Estado con el propósito de incrementar la asignación para salud hasta el 10% del total; muy por encima del 6,6% asignado cuando se aprobó la Ley Financial para 2020.

Se trata sin duda de una respuesta contundente a un asunto que al menos durante los dos últimos años mantuvo movilizado a gran parte del sector médico del país, bajo la conducción del Colegio Médico de Bolivia, con una serie de consignas orientadas a exigir una mejora de las condiciones en que se prestan los servicios públicos de salud; aunque, irónicamente, las movilizaciones y los largos e inconstitucionales paros abonaron al negocio médico privado.

La decisión de subir la asignación para salud hasta el 10% del presupuesto tiene que ver con una movilización pacífica y creativa liderada en Santa Cruz por un sacerdote católico que durante mucho tiempo se dedicó a sumar adhesiones a su idea. Es difícil señalar si la cifra responde a un cálculo racional de las necesidades del sector y de las posibilidades del Estado o si se eligió por ser más fácil de emplear en discursos y consignas; el tiempo dirá si este porcentaje es viable.

La Presidenta también anunció que desde ahora las ofertas de cooperación extranjera para el sector serán recibidas de mejor manera, sugiriendo que el anterior gobierno se daba el lujo de rechazar este tipo de ayuda financiera y material. Resta ver qué tipo de cooperación recibirá el país, en qué condiciones y a cambio de qué. Al parecer la Mandataria olvida que no se trata de recursos libres de condicionamientos.

Sin embargo, irónicamente el anuncio de más recursos para salud coincide con noticias que dan cuenta del retiro de cerca de 400 médicos de las instituciones públicas solo porque sus diplomas profesionales provienen de Venezuela y de Cuba, donde se sabe que la práctica médica es particularmente buena a pesar de las condiciones materiales, debido a motivaciones estrictamente ideológicas.

Resta saber cómo el Ministerio de Salud aprovechará los nuevos recursos, que sin duda son cuantiosos para una economía como la boliviana y que, en el pasado próximo, no fueron debidamente aprovechados, fundamentalmente por falta de capacidad gerencial de las autoridades del sector.

El anuncio presidencial, al igual que con otros sectores de alta conflictividad durante el anterior gobierno, parece también una retribución por los esfuerzos desplegados, y sin duda crea grandes expectativas entre la población. Es deseable que la transformación estructural de los servicios de salud pública comience sin más demora, pues las enormes necesidades y carencias son mucho más urgentes que los discursos políticos y los posicionamientos ideológicos de uno u otro lado.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2
3 4 5 6 7 8 9
24 25 26 27 28 29

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia