Editorial

La empresa de agua

Están dados los elementos para la reconducción de la empresa encargada del agua potable

La Razón

02:00 / 08 de diciembre de 2011

La Empresa Pública Social de Agua y Saneamiento (EPSAS) es un quebradero de cabeza para el Gobierno y los municipios de La Paz y El Alto, pues se halla sumida en una profunda crisis institucional y de imagen. Originalmente pensada para funcionar por un año, como transición entre el operador expulsado y una nueva empresa a ser creada, EPSAS demanda transformación.En efecto, fruto de las movilizaciones de las juntas de vecinos y otras organizaciones y movimientos sociales alteños en 2005, la empresa Aguas del Illimani, subsidiaria de la francesa Suez, debió renunciar a la concesión del servicio de agua potable y saneamiento al demostrarse que había incumplido sus metas de expansión, particularmente en la ciudad de El Alto; en su reemplazo se creó EPSAS, cuya misión era actuar como operador de transición por un plazo determinado. Seis años después, el resultado es una empresa inviable cuya fractura pondría en riesgo un servicio básico vital.

La crisis institucional se expresa en la ausencia de un presidente y de directorio completo desde agosto, cuando además fue forzado a renunciar el hasta entonces gerente general. Tanto el sindicato como juntas vecinales de La Paz se oponen a la reconstitución del directorio, pues exigen que EPSAS sea liquidada para dar paso a una nueva empresa. El Gobierno Municipal de La Paz ha propuesto la creación de dos empresas, una paceña y otra para El Alto.

Por su parte, la Ministra de Medio Ambiente y Agua sostiene la posición de dejar que sean los gobiernos municipales de La Paz y El Alto los que conformen el directorio de la empresa y resuelvan las necesidades, según se acordó en agosto; anunció también la decisión de retirar al representante del Gobierno en la directiva.

La crisis de imagen se refleja en las demandas de la Asamblea de la Paceñidad, que días atrás resolvió desconocer al directorio de EPSAS y exigió una rendición de cuentas de lo obrado en los últimos meses. Según un dirigente vecinal, entre los problemas están la irregularidad en la distribución de agua a los barrios paceños, los cortes del servicio, la crisis del directorio y la falta de prevención para las zonas de riesgo.

El proyecto del municipio paceño implica la creación de una empresa nacional que sea propietaria de las fuentes de agua, y dos empresas autónomas municipales que se hagan cargo de la distribución del líquido elemento en sus respectivas jurisdicciones.

Todos los elementos están dados para la reconducción de la empresa responsable del agua potable y el alcantarillado. Crear una empresa autónoma, o dos, además de permitir el nacimiento de una nueva institucionalidad hará posible un nuevo modelo de gestión del servicio, en el que la noción de público no esté asociada a deficiente y, sobre todo, obligará a redistribuir las responsabilidades. Bien mirado, es deseable.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia