Editorial

El epílogo PPSOE

La nueva presidencia de Mariano Rajoy genera diversas interrogantes en España

La Razón (Edición Impresa)

23:33 / 30 de octubre de 2016

¿Qué ha cambiado en la política española? ¿Por qué fueron necesarios 10 meses para lograr, al límite de tiempo a fin de evitar terceras elecciones, la investidura de Rajoy? ¿Qué le espera al nuevo Gobierno en funciones? ¿Cómo queda la oposición tanto en la Cámara como en las calles? ¿Cuál será el rumbo de las políticas de austeridad y, lo más importante, de la unidad de España? La nueva presidencia del PP genera diversas interrogantes en un contexto signado por el fin de ciclo del bipartidismo.

Es precisamente el cambio en el sistema de partidos la señal más clara de inflexión en un sistema político que durante casi cuatro décadas funcionó bajo la hegemonía de dos partidos: el PSOE y el PP, que se alternaban en el gobierno. Fue el régimen del “turnismo”, como dicen sus críticos. Hoy no existe más. La presencia de Ciudadanos, de Albert Rivera (muy funcional al PP), pero sobre todo la emergencia de Unidos Podemos, liderado por Pablo Iglesias desde la izquierda, configuran un nuevo escenario.

La consecuencia más visible de esa reconfiguración de las fuerzas políticas se expresó en las dos últimas elecciones (diciembre de 2015 y junio de 2016), en las que ningún candidato obtuvo mayoría absoluta. Así, la fragmentación del voto, con limitada disponibilidad para facilitar acuerdos de investidura, impidió formar gobierno y estuvo a punto de forzar la convocatoria a nuevos comicios, que habrían mantenido, con pocas variaciones, la correlación de fuerzas en Diputados. Algo profundo ha cambiado.

Si bien el sábado Rajoy logró acceder nuevamente a la presidencia, esta vez fue en minoría. La alianza del PP con Ciudadanos y Coalición Canaria sumó apenas 170 escaños, insuficientes para alcanzar la mayoría parlamentaria. Rajoy es presidente gracias al PSOE de Felipe González, que por presiones y conveniencia pasó del “no es no” a una abstención en segunda vuelta, con fractura interna. El saldo es un gobierno minoritario con riesgo de parálisis y presagio, en palabras de Iglesias, de “epílogo”.

Mientras se desarrollaba la sesión, miles de manifestantes rodearon el Congreso en protesta “contra el golpe de la mafia”. Puertas adentro, en tanto, Rajoy advertía que no negociará las reformas impuestas en los últimos años. El PSOE maquillaba su “abstencionazo” con el reto de “vigilar cada paso”. Ciudadanos se mostraba “orgulloso” de su papel. Y Unidos Podemos anunciaba que el país ha cambiado, y que la vieja España de Rajoy, González y los suyos tocaba su fin ante el cambio que llega.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia