Editorial

El estadio de la ACF

Las entidades privadas, como la ACF, pueden y deben ser apoyadas por los gobiernos, eso no significa a la larga tener que depender de ellos.

La Razón (Edición Impresa) / La Paz

09:38 / 03 de noviembre de 2015

La Asociación Cruceña de Fútbol (ACF) ha dado un paso gigante que otra vez la coloca en el primer lugar en el país en entidades de su tipo: ya tiene estadio propio, un anhelo de antes que por fin se hace realidad.

El fútbol boliviano en general está mal, el de las asociaciones ni qué decir; sin embargo, con imaginación y gestión se pueden hacer obras. Pocas son las asociaciones e incluso los clubes que las hacen y pueden tener el orgullo de, por ejemplo, contar con un escenario propio. En el país, lo habitual es depender de los predios del Estado, lo que involucra además otro tipo de gastos.

Santa Cruz es la cuna del fútbol boliviano, ahí nace y se forma la mayor cantidad de jugadores que luego actúan en la máxima categoría; no hay club en la Liga que no tenga futbolistas cruceños.

Por eso, a una entidad como la ACF, que alberga una importante cantidad de clubes en sus diferentes categorías —y de donde emergen muchos de esos futbolistas—, lo que le hacía falta para consolidarse como institución es tener un escenario en donde pueda seguir creciendo.

Con terrenos adquiridos con sus propios recursos en 1971 por una gestión del dirigente Édgar Peña Gutiérrez (hoy ya retirado), de quien el estadio lleva ahora su nombre, fue muy larga la espera, mucho el sufrimiento por el que los dirigentes tuvieron que pasar, hasta que todo valió la pena.

Quizás falta algo: no se puede dejar de lado el apoyo que la ACF ha recibido para construir y terminar su escenario, primero de parte del Gobierno de Venezuela y después, del boliviano, sin esos recursos hubiera sido imposible.

Pero a raíz de esto último ya se ha generado una discordia debido a que el Gobierno Municipal de Warnes —gestor de primera línea para conseguir el espaldarazo final de varios millones de boliviano— aspira a formar parte de una coadministración del escenario con la ACF, lo que no fue establecido en ningún contrato ni acuerdo previo.

Lo mejor es hallar de inmediato un acuerdo y actuar con transparencia, eso significa respetar lo establecido en un comienzo. No es bueno pretender cambiar las cosas ni en el camino ni en el final para beneficio de nadie.

Las entidades privadas, como la ACF, pueden y deben ser apoyadas por los gobiernos, eso no significa a la larga tener que depender de ellos.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia