Editorial

Héroes anónimos

Marvel Flores es ese símbolo de calidad humana que se necesita en situaciones tan trágicas.

La Razón (Edición Impresa)

23:43 / 07 de febrero de 2019

Un sendero angosto camino arriba, rodeado de matorrales y árboles, y bajo la sombra. A la derecha, en un pequeño barranco, un bombero descansa luego de una dura y dolorosa faena; lleva en su espalda el cuerpo inerte de una niña. La imagen es sensible al sentimiento humano, fue tomada horas después del trágico deslizamiento del camino a Caranavi, el sábado.

El hombre de la fotografía, que se muestra extenuado y con las botas y la ropa llenas de barro, es Marvel Flores, un estudiante de último año de Arquitectura voluntario de la Unidad de Bomberos Antofagasta, de la Policía Boliviana. La niña, una infortunada pequeña de ocho años de edad, de la que su rescatista no supo su nombre.

El voluntario, ayudado antes por dos oficiales, había decidido llevar el cuerpo de la menor al encuentro de los suyos, por más de una hora de caminata cuesta arriba, hasta que en un momento íntimo, en el descanso, fue sorprendido por el fotógrafo de la agencia APG Javier Mamani, que inmortalizó la toma y, por la reacción de la gente, la hizo un símbolo de la labor humanitaria de los policías.

La mañana del sábado, toneladas de tierra y roca se deslizaron en plena vía a la altura del Puente Armas, en la vía a Caranavi, a 150 kilómetros de La Paz. El siniestro, que prosiguió con un segundo alud al día siguiente, arrastró vehículos y decenas de pasajeros. El saldo actual es de 15 fallecidos y una veintena de desaparecidos.

Más allá de las acciones de las autoridades locales, departamentales y nacionales, que suelen ser cuestionadas por distintas razones, la labor más destacable es la de los bomberos y voluntarios, que desde el día de la tragedia trabajan de manera sacrificada y sin pedir mucho en el rescate de las víctimas. Y es en estas circunstancias que el rol de la Policía es valorable, por salvar vidas, por devolverle a los suyos a quienes hayan tenido una triste partida.

Marvel Flores es ese símbolo de calidad humana que se necesita en situaciones tan trágicas. Es un héroe anónimo como sus compañeros y otros ciudadanos que desde hace varios días remueven a pala y pico los escombros de la tragedia, con el solo afán de brindar sosiego a los deudos. Multiplicar en muchos ese espíritu de solidaridad haría de los ciudadanos, hombres y mujeres, mejores, sin riesgo de enfrentar las vicisitudes en soledad, sino con serenidad.

De parte de las autoridades, su tarea deberá centrarse en abstraerse de sus colores políticos y contagiarse de ese sentimiento de voluntario, y de dotar a quienes corresponda mejores condiciones logísticas y de organización para las tareas de emergencia. Con una infraestructura adecuada quizás el desenlace triste de Caranavi pudo evitarse.

El voluntario y los suyos son dignos de homenaje, incluso por parte de ciertos ciudadanos que suelen actuar indiferentes ante la tragedia. Y lo que dice Flores es una lección por los demás: fue difícil sopesar el dejar a la niña fallecida o sufrir el peso emocional de llevarla camino arriba. Pudo más su corazón. 

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia