Editorial

La ilegítima FTPLP

Los trabajadores de la prensa deben manifestarse para  convocar a una elección justa y legal

La Razón / Édgar Toro Lanza

00:07 / 23 de junio de 2013

Falso, ilegal, fingido, no auténtico, eso es el supuesto secretario ejecutivo de la Federación de Trabajadores de la Prensa de La Paz (FTPLP), Boris Quisberth. Personalmente nunca tuve la oportunidad de conocerlo, jamás crucé por lo menos un saludo, tampoco lo vi en alguna cobertura periodística en casi 20 años de trabajo en los medios escritos. Hago esta necesaria aclaración para quienes siempre intentan justificar problemas personales cuando se hace algún cuestionamiento a una persona.

Mi observación es netamente de principios sindicales, de cumplimiento de normas y de respeto a los trabajadores de la prensa por una organización que nos representa y hoy mella su prestigio.

¿Dónde, cuándo y cómo lo reeligen a Quisberth? Al menos los trabajadores de La Razón (300 almas) desconocemos su presunta “reelección”, porque nunca hemos recibido ni nos comunicaron de una convocatoria a elecciones. Según nuestro representante sindical, Willy Chipana, jamás recibió una nota por escrito ni por teléfono para la participación de este medio.

¿Cuál es el Comité Electoral que convocó a elecciones? ¿Quiénes lo conforman? ¿Cuántos frentes se presentaron? ¿Quiénes eran los candidatos? ¿Con cuántos votos fue elegido? ¿En qué recinto electoral se llevó a cabo? ¿Cuántos trabajadores y de qué medios acudieron a votar? ¿Cuáles son los medios que lo respaldan? Es decir, una serie de interrogantes que los trabajadores de la prensa en su conjunto desconocen.

Al menos ninguno de los medios  escritos más importantes de la ciudad (donde se concentra la mayor cantidad de trabajadores) acudió a ninguna elección. Es más, ni siquiera el personal de El Diario, creo que el único medio donde trabajó, lo respalda. Entonces, ¿de qué legitimidad puede gozar el señor Quisberth? ¿Acaso la esencia y estructura de una organización sindical no se respalda por una base amplia y sólida? 

El principio de la pluralidad sindical es el corolario de la libertad de constitución de los sindicatos, por tanto, esa Federación no cobija a todos y parece que sólo acoge a su círculo de amigos y afines a una consigna política.

La libertad sindical es una manifestación de la libertad individual, es un complemento de la libertad individual de los trabajadores. Entonces, ¿cuál de los sujetos va a triunfar en este conflicto? ¿el individuo o el grupo? Considero que la falta de rendición de cuentas, la elección entre gallos y medianoche, entre múltiples acusaciones que le realizaron varios colegas a ese cuestionado directorio, sólo está dañando la historia  de una organización que en este momento agoniza por mediocridad. 

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia