Editorial

Compras por internet

 Todas las empresas de correos en el mundo parecen haberse volcado al transporte de bienes.

La Razón (Edición Impresa)

23:39 / 25 de marzo de 2019

A poco más de un año de la intervención y cierre de la Empresa de Correos de Bolivia (Ecobol), su sucesora, la Agencia Boliviana de Correos (Agbc), ha retomado el trabajo de transporte y entrega de correspondencia adaptándose a los tiempos que corren y reinventando el servicio: ahora ayuda en la entrega de bienes a las personas en el país que los compran vía internet.

Según información provista por la Agbc, la mayoría de los envíos que se reciben llegan de comerciantes situados en China, EEUU, Alemania y Holanda. Los vendedores más requeridos por estos nuevos consumidores son AliExpress, Ebay, AliBaba, Amazon y GearBest.

La agencia de correos también informó que recibe paquetes y correspondencia en un volumen diario de 30 sacas (costales para el traslado de correspondencia), con un peso mayor a los 180 kilogramos. La entrega de estos bienes se realiza de manera personal en las mismas oficinas donde siempre ha funcionado el servicio de correos o, en algunos casos, a domicilio. Está previsto asimismo que la Agbc lance un nuevo servicio llamado Súper-express para hacer entregas en el mismo día, al menos en las ciudades de Santa Cruz, Cochabamba y La Paz.

Consultados por nuestra periodista, varios usuarios del servicio de compras por internet señalan que no han tenido problemas, más allá de la incertidumbre que causó durante unos meses el cierre de Ecobol. Las empresas vendedoras suelen tomar entre una semana y hasta un mes y medio para hacer llegar a Bolivia los pedidos. La Agencia tiene la gran virtud de que cobra significativamente menos que servicios de courrier internacionales, que hacen el mismo servicio.

Hasta donde se sabe, no hay producto que no pueda ser adquirido de vendedores en internet, exceptuando, claro, aquellos que son ilegales en el país, como las armas. Esta nueva modalidad de comercio ha llamado la atención del Servicio de Impuestos Nacionales (SIN), cuya máxima autoridad anunció días atrás que buscarán la forma de cobrar impuestos a estas transacciones. Previsiblemente, los consumidores han expresado su preocupación, fundamentalmente porque si la idea prospera, terminarían pagando doble tasa: una en el lugar de origen del vendedor y otra en Bolivia, donde además se les cobran impuestos de importación.

Se trata, pues, de una necesaria renovación del concepto de servicio postal; en tiempos cuando la comunicación epistolar prácticamente ha desaparecido gracias al correo electrónico, primero, y las redes de mensajería instantánea luego, todas las empresas de correos en el mundo parecen haberse volcado al transporte de bienes, haciendo realidad como nunca antes el concepto de “mercado global”. Es una buena noticia para el servicio boliviano de correos, y es necesario hacer votos por que, primero, el negocio funcione apropiadamente y, segundo, también se exporten productos bolivianos por esta misma vía.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia