Editorial

Un mal que penetra

La Razón (Edición Impresa) / La Paz

00:02 / 04 de diciembre de 2015

Geovana y Claudia, ambas de 15 años de edad, fallecieron hace pocos días tras caer desde lo alto de un cerro. Ellas y un amigo suyo, el único que sobrevivió tras el accidente, consumían bebidas alcohólicas. Dos vidas se apagaron cuando apenas se encendían. La gravedad de este problema no se reduce a cifras (en lo que va del año la Defensoría de La Paz atendió al menos 500 casos, a razón de uno y medio por día). Además de la muerte y el exponerse a situaciones de violencia, la ingesta de alcohol entre jóvenes revela la existencia de familias en conflicto, sociedades que estigmatizan y condenan a seguir patrones, y la falta de acciones para preservar la seguridad física y emocional de la población.

Las condiciones para que el futuro de los adolescentes que sucumban a esta enfermedad se ensombrezca están dadas: fiestas patronales de exhibición pública los 365 días del año, donde el “venerable” es el alcohol; la producción incontrolable de bebidas adulteradas de bajísimo precio; la venta indiscriminada de licores a menores de edad; la falta de educación y orientación efectivas; y problemas sociales y familiares asociados al maltrato, el abandono, la desatención y la pobreza. El Estado debe tomar riendas en el asunto para evitar el desborde.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia