Editorial

Mayor desarrollo humano

La discusión pública debería centrarse en cómo sostener y amplificar estos logros sociales

La Razón (Edición Impresa)

23:19 / 11 de diciembre de 2019

Por primera vez desde que el PNUD calcula y difunde el Índice de Desarrollo Humano (IDH), Bolivia aparece entre los países con un “desarrollo humano alto”, ya que habría alcanzado un IDH de 0,703. Es un progreso interesante, pero hacen falta mayores esfuerzos para seguir avanzando, pues detrás de esta cifra existen aún muchas desigualdades y grandes desafíos para todos los bolivianos.

Este índice, elaborado por el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo, se elabora a partir de varios parámetros: la esperanza de vida, el nivel de alfabetización adulta, la escolaridad promedio y el ingreso nacional per cápita. La idea es evaluar las condiciones de vida en un país desde una perspectiva integral y no solamente limitada a la disponibilidad de recursos. Según el PNUD, la mejora en el país se debe principalmente al incremento significativo de la esperanza de vida, de la escolaridad y del ingreso per cápita entre 2000 y 2018.

Pese a estos logros, Bolivia ocupa el puesto 114 entre 189 naciones evaluadas, habiendo mejorado cuatro puestos en los últimos años. Es decir que todavía existe una brecha importante entre el nivel de bienestar de los bolivianos respecto al nivel de la mayoría de los países latinoamericanos. Nos hemos alejado de las naciones más pobres de la región, pero falta bastante para tener condiciones similares a los países más avanzados.

Este indicador también muestra un panorama promedio sobre la situación socioeconómica, detrás del cual existen desigualdades considerables entre hombres y mujeres, habitantes urbanos y rurales, entre indígenas y citadinos que deben tomarse muy en cuenta en el diseño de las futuras políticas públicas.

Por otra parte, debería preocupar la sostenibilidad de estos avances, pues las acciones para salir de los niveles más bajos de desarrollo humano suelen ser diferentes a las que se precisan para mantenerlos en el tiempo y para acelerarlos. Es posible que estemos entrando en una nueva etapa, por lo cual las políticas públicas precisan innovaciones, pues muchas acciones que sirvieron para alcanzar las metas trazadas hace una década hoy ya no serían tan eficientes para seguir adelante.

En estos tiempos complejos, la información que suscita este comentario evidencia que hemos dado pasos positivos gracias al esfuerzo colectivo; lo cual debería congratularnos. Sin embargo, esto no debería servir de excusa para bajar los brazos o adquirir una actitud de condescendencia. Más bien, debería ser un punto de partida para impulsar una reflexión madura sobre lo que debemos preservar, lo que debemos innovar e incluso aquello que debemos cambiar. Ahora que empezamos un nuevo proceso electoral, ojalá la discusión pública empiece a ser intensa, pero no en torno a las querellas y enemistades que a veces nos atosigan, sino sobre cómo sostener y amplificar estos logros sociales.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia