Editorial

Un mundo de migrantes

Parte del crecimiento económico se sostiene gracias a los trabajadores migrantes

La Razón (Edición Impresa) / La Paz

00:04 / 20 de diciembre de 2013

La celebración, el miércoles 18, del Día Internacional del Migrante pasó casi desapercibida en el país, no porque sea un asunto de menor importancia, sino porque otros temas ocupan la atención de los medios y el público y, sobre todo, porque Bolivia ya no es uno de los principales expulsores de migrantes de la región. Sin embargo, para el mundo es un asunto central.

En efecto, la migración humana es tan antigua como la especie, y solo gracias a este permanente movimiento, la humanidad ha podido sobrevivir a las duras condiciones de la naturaleza en la prehistoria, ha podido descubrir otras regiones y otras culturas y, en las últimas décadas, sostener parte del crecimiento económico sobre las espaldas de los trabajadores migrantes y sus familias.

Hasta 2008, aproximadamente, Bolivia estaba entre los principales expulsores de migrantes de América del Sur; sin embargo, dos factores revirtieron esa tendencia. Por una parte, la Unión Europea impuso para todos sus miembros una nueva legislación orientada explícitamente a impedir el ingreso de migrantes, lo cual disminuyó en cuestión de semanas el número de bolivianos que hacían cuanto estuviera a su alcance para buscar mejor fortuna en el viejo continente, particularmente en España.

El segundo factor fue la recuperación económica de Bolivia, que coincidió con el inicio de una crisis financiera de la que muchos países, entre ellos España, hasta ahora no logran salir. El efecto lógico fue no solo que se redujeron los viajes de personas tratando de encontrar empleo y fortuna, sino que muchos emigrados decidieron volver al país.

Fue en ese contexto que el Gobierno aprobó en mayo la Ley del Migrante que, entre otros aspectos, norma la obligación del Estado de ayudar en el retorno de aquellos migrantes que deseen dedicarse a producir alimentos. Según la Organización Mundial de Migración (OIM), en palabras de su representante en el país, “la promulgación de la Ley 370 es un hecho sin precedentes en el país, se podría decir que Bolivia es pionera en este tema”.

Considerando que, según la ONU, muchas economías avanzadas y dinámicas necesitan trabajadores migrantes para realizar trabajos que no pueden contratarse externamente y que no encuentran candidatos locales dispuestos a hacerlos, que el envejecimiento de la población también es un factor importante al provocar un déficit de trabajadores en activo, y que a medida que las nuevas generaciones adquieren más formación y son menos los que se contentan con empleos escasamente remunerados, es obvio que la migración no desaparecerá y, en todo caso, se agravarán los obstáculos que los países desarrollados imponen a los inmigrantes, lo cual no evitará que sigan desplazándose de la periferia al centro del orbe y, sobre todo, que sigan buscando mejores horizontes para sí y sus familias.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia