Editorial

Un necesario Al-Azar

La Razón (Edición Impresa)

00:00 / 23 de marzo de 2014

Desde que Alejandro Salazar (Al-Azar) llegó a nuestras páginas, La Razón y sus lectores se han nutrido de su honestidad intelectual, su humildad y su humor crítico necesario para la calidad de nuestros contenidos. Su Galería de anormalidades, en Animal Político, y sus Documentos desclasificados, en nuestras páginas de opinión, son ya toda una institución en el periodismo.

No hay que descubrir en su propuesta artística y periodística esa capacidad de retratar la realidad del país de una forma aguda e ingeniosa, inclemente ante las miserias humanas, indolente ante la sinvergüenzura política y militante con las necesidades sociales. Su contribución al oficio es vital, por eso en el periodismo es —por citar lo último— el Premio Nacional de Caricatura de 2011 y 2012.

Ahora que es el centro de atención y de expresiones de respaldo por una incomprendida opinión suya publicada en estas páginas, es justo acompañar su causa en aras de la libertad de expresión.

Con ese mismo espíritu, La Razón había ofrecido sus disculpas si es que el dibujo de marras hubiera herido sensibilidades —no fue la intención del autor ni del diario— y se ratificó en la necesidad de defender los valores democráticos y promover la tolerancia.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia