Editorial

Una nueva tragedia naval

La Razón (Edición Impresa)

00:15 / 18 de agosto de 2017

La madrugada del lunes, un barco hospital de la Gobernación de Beni se hundió mientras se encontraba atracado en un puerto sobre el río Ibare. Como consecuencia de este hecho, una mujer y su hijo de tres años murieron. Ambos se encontraban durmiendo en el camarote de abajo.

Lamentablemente no es la primera vez que ocurren naufragios de este tipo. Por ejemplo, en febrero de 2016 una embarcación de la Armada Boliviana se hundió mientras se encontraba en un puerto del río Mamoré. En aquella ocasión también murió una mujer, responsable de la cocina del barco. Se presume que en ambos casos el naufragio se desató por la crecida de las aguas, que ingresaron por sendos orificios en las embarcaciones, provocando su hundimiento.

Frente a hechos de esta naturaleza necesariamente uno debe preguntarse cómo es posible que embarcaciones en mal estado naveguen sin ningún tipo de control en los ríos del país. Asimismo, llama mucho la atención que los tripulantes de los barcos no cuenten con protocolos de seguridad para enfrentar este tipo de “eventualidades”, máxime tomando en cuenta que es la vida de las personas la que se encuentra en juego.

Es de esperar que estas tragedias sirvan al menos para que los responsables de la seguridad naval en el país caigan en cuenta sobre la importancia de asegurarse de que las embarcaciones que operan en el territorio nacional cuenten con el debido mantenimiento y que su tripulación esté preparada ante posibles contingencias.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia