Editorial

El oficio periodístico

Un periodista sirve para que las audiencias tengan un referente confiable.

La Razón

04:25 / 03 de marzo de 2012

En el marco del ciclo de seminarios organizado por la Vicepresidencia del Estado bajo el nombre Pensando el mundo desde Bolivia, han visitado el país el editor del diario mexicano La Jornada, José Hernández, y el director del semanario francés Le Monde Diplomatique, Ignacio Ramonet, y lo mejor ha sido que se reunieron con periodistas de muchos medios paceños.

En efecto, por iniciativa del Ministerio de Comunicación, los periodistas de La Paz tuvieron ocasión de conocer a estos dos colegas extranjeros, quienes además de sendas disertaciones ofrecieron respuestas a las preguntas que en los últimos años han estado alimentando el debate sobre libertad de expresión, derecho a la información y libertad de prensa.

Cuando se consultó acerca de la toma de posición, cuando no de actitud militante, de parte de los medios de comunicación y periodistas, ambos expositores coincidieron en que es normal que tal cosa suceda. Empero, aclaró Hernández, es necesario que se transparente esa toma de posición, de tal manera que las audiencias sepan claramente desde dónde se le está hablando. Por su parte, Ramonet hizo notar que la práctica periodística militante suele alejar al informador de sus audiencias, asimismo, el periodismo militante suscita en otros medios la misma práctica pero de sentido contrario. Además, señaló que las prácticas de periodismo partisano son comunes a una gran mayoría de países, y que existe porque el combate político arrastra a otros agentes del campo político, entre ellos los medios, y eso da lugar a las batallas mediáticas.

El director del mensuario francés explicó que actualmente se vive en todo el mundo una profunda crisis de los grandes grupos multimedia, tanto por razones económicas como por sus prácticas antiéticas en el tratamiento y difusión informativa, y que en su reemplazo, gracias a las nuevas tecnologías, cada vez más personas producen y difunden su propia información. Agregó que a menudo los blogs son más interesantes, más rápidos y más exactos, porque son elaborados por blogueros especialistas en la materia que tratan. “El oficio se nos está yendo de las manos”, concluyó.

Frente a este panorama, Ramonet se preguntó para qué sirve un periodista, y respondió afirmando que sirve para que las audiencias tengan un referente confiable y que a partir de la información que reciben de éste, sepan a qué atenerse en la vida cotidiana; asimismo, es función de este periodismo construir ciudadanía; es decir, ayudar a las personas a participar de la vida pública.

Como éstos, muchos otros temas fueron compartidos entre los periodistas visitantes y la numerosa concurrencia reunida, quedando para el gremio una valiosa reflexión que, en nombre de nuestras audiencias y su derecho a la información, debiera ser recogida en la práctica cotidiana del oficio periodístico en Bolivia.

Pena de muerte

Indignados por la ola de atracos y asesinatos que se vive en El Alto, pobladores de esa urbe protagonizaron este viernes una marcha hasta la sede de gobierno, para exigir la incorporación de la pena de muerte en el Código Penal. El Ministro de Gobierno manifestó su apoyo respecto a la necesidad de aplicar duras sanciones contra los delincuentes; no obstante, explicó la imposibilidad de dar curso a su pedido, pues contradice los preceptos de la Constitución Política del Estado. Además de esta incongruencia constitucional, cabe mencionar otras consideraciones en contra de esta figura penal.

Por un lado, está ampliamente comprobado que este tipo de sanción no ha logrado reducir el índice de criminalidad en ninguna parte del mundo. Además, conlleva el riesgo de cometer un error irreparable: se puede liberar a una persona inocente de la cárcel, pero no de la tumba.

Al respecto, huelga recordar el caso de Troy Davis, un hombre de raza negra de 42 años, ejecutado en septiembre de 2011 luego de ser condenado, en 1991, a la pena capital, en un proceso plagado de irregularidades. Nunca se encontró el arma homicida ni se aportaron pruebas de ADN; incluso siete de los diez testigos que en un principio lo incriminaron, posteriormente se retractaron. Aun así, Davis fue ajusticiado por el Estado de Georgia, EEUU.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia