Editorial

Celebrar la paternidad

La Razón (Edición Impresa)

23:53 / 18 de marzo de 2019

El país celebra hoy uno de los roles más gratificantes que puede ejercer un hombre: la paternidad. Se trata sin duda de un gran privilegio, pero como tal, también implica una gran responsabilidad. Y es que independientemente de las circunstancias, problemas y carencias, no existe nada más gratificante que observar la sonrisa de un hijo o escuchar sus carcajadas. Se trata de una experiencia edificante y maravillosa que solo se comprende cuando se la vive.

Y si bien resulta evidente que las responsabilidades aumentan con la paternidad, no cabe duda de que las tareas cotidianas y laborales se vuelven más llevaderas. Además, el adagio de que todo niño viene al mundo con el pan bajo el brazo va mucho más allá de la retórica. Pues con la llegada de los hijos muchos hombres aprenden a establecer prioridades y a pensar en el futuro, y al procurar asegurar el porvenir de sus retoños, también hacen lo propio con el suyo. Se trata de una ley universal que solemos olvidar: siempre se cosecha lo que se siembra. Por eso, cuando un padre busca bendecir a su hijo, también resulta bendecido.  

Por último, pero no menos importante, los hijos constituyen la opción más clara de trascendencia para los hombres, en el sentido de extender su vida y sus obras más allá de la muerte. En palabras de Nietzsche: “La paternidad emancipa (al hombre) del egoísmo, o más exactamente amplía su egoísmo en el tiempo y le impulsa a perseguir con tesón fines que están más allá del periodo de su existencia individual”.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
22 23 24 25 26 27 28
29 30

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia