Editorial

Alianzas electorales

Todo apunta a que la tónica de las campañas será el ataque despiadado contra los adversarios.

La Razón (Edición Impresa)

00:22 / 16 de noviembre de 2018

El martes pasado concluyó el plazo para la inscripción ante el Tribunal Supremo Electoral (TSE) de alianzas partidarias con miras a las elecciones primarias, y luego, para la elección presidencial de 2019. Solo dos alianzas se han registrado: Comunidad Ciudadana y Bolivia Dice No. Con ello comienza a delinearse el escenario electoral en el país.

La primera alianza electoral, que congrega al Frente Revolucionario de Izquierda (FRI) y a Soberanía y Libertad (Sol.bo), apela, como ya se había anunciado desde el momento en que el expresidente Carlos Mesa hizo pública su intención de candidatear a la presidencia de Bolivia, a la ciudadanía, a la sociedad civil, que en los últimos años se congrega en torno a movimientos más o menos espontáneos que se comunican y relacionan a través de las redes sociales.

La segunda, que se registró poco antes de cumplirse la hora límite fijada por el TSE, agrupa al Movimiento Social Demócratas, liderado por el gobernador de Santa Cruz (Rubén Costas), y a Unidad Nacional (UN), del empresario Samuel Doria Medina. Se suponía que el exvicepresidente Víctor Hugo Cárdenas, precandidato de Unidad Cívica Solidaridad (UCS), sería parte de la alianza, pero no se hizo presente. Las demás fuerzas políticas, comenzando por el Movimiento Al Socialismo (MAS), han preferido ir por su cuenta, seguramente confiando, como lo hace el partido en función de gobierno, en su propia fuerza electoral y en el atractivo de sus líderes.

En el caso de Comunidad Ciudadana se ha dicho que su fuerte estará en las clases medias urbanas, y su todavía precandidato ha hecho visibles esfuerzos por congregar no solo a la base y militancia del partido del Alcalde de La Paz, sino sobre todo a quienes se sienten decepcionados del rumbo que ha tomado el partido oficialista. Resta saber si bastará con el carisma y la notable oratoria de su principal líder para reunir suficientes votos a la hora de medirse con el actual Presidente, cuya repostulación es más que probable.

En el caso de la segunda alianza, su nombre y hasta la sigla elegida para figurar en la papeleta: 21F, son claros indicadores de cuál será la estrategia discursiva y principal argumento proselitista. Sin embargo, es difícil imaginar si la sola oposición a la repostulación del Primer Mandatario bastará para reunir votos y convencer al enorme porcentaje de indecisos que identifican todas las encuestas conocidas hasta ahora.

Con lo sucedido el martes, puede decirse que ha comenzado oficialmente la carrera electoral, que tendrá un nuevo momento climático el 8 de diciembre, cuando se anuncien las candidaturas habilitadas para participar de las elecciones primarias. Mientras tanto, estrategas y activistas de todas las fuerzas políticas en carrera han comenzado a ensayar sus estrategias; y todo apunta a que la tónica de las campañas será el ataque despiadado contra los adversarios, dejando de lado las propuestas programáticas.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia