Editorial

No y no

La prensa no necesita buscar otras emociones a costa de la dignidad de un ser humano.

La Razón (Edición Impresa) / Mabel Franco

04:13 / 24 de febrero de 2013

No veo películas de Tarantino. No soporto la violencia, la sangre, el poder que ejerce un director —un capo del guion— para salpicármela sin asco. Y que me crucifiquen los que quieran por esta declaración. Soy yo quien decide qué ver y no pierde nadie, Tarantino el que menos.

Por la misma razón, jamás compraría un impreso de crónica roja. Ni vería canales sensacionalistas. Y menos esos reality que hoy se hacen pasar por entretenimiento y que, por ejemplo, muestran las mil maneras de morir. No y no.

Pero muchas veces me es imposible escapar de esa manipulación, de ese embadurnar la vida con irrespeto que me cerca, como cerca a cientos de televidentes en el país. Porque en varios noticieros que se venden como espacios serios, como que “sólo” están recogiendo datos de la realidad, se mellan dignidades con la excusa de informar objetivamente.

Soy periodista. Respeto el trabajo de los colegas. Por ello mismo, desde adentro, es que me animo a reclamar.

En días recientes se ha cubierto sucesos luctuosos, terribles, que en general han tenido como víctimas a mujeres y niños. La prensa nacional ha aportado con lo que sabe hacer: preguntar, recoger declaraciones, unir datos, confrontar versiones. El lector tomará sus decisiones, de eso se trata el trabajo mediador de la prensa.

Pero en medio ha habido coberturas que resultan indignas, irrespetuosas para con las víctimas. La televisión, dado el poder que tiene la imagen, hace la peor parte.

Entrevistar al niño que ha presenciado cómo el padre mató a la madre. Ingresar hasta el lecho del hospital para arrancar unas declaraciones a la mujer que fue quemada por su esposo ebrio, mientras ella está casi desnuda y sufriente. Hurgar con la cámara en el rostro del abuelo que apenas se está recuperando de la trágica noticia de su nieto muerto en un estadio... No es informar. Es invadir. A las víctimas y a los televidentes.

Ya la noticia del hecho es dura, conmueve; no se necesita buscar otras emociones a costa de la dignidad de un ser humano.

Y hay más, y en esto han incurrido también los medios impresos. Hace poco han sido beneficiadas con un indulto personas que estaban en la cárcel. Han salido para rehacer sus vidas. ¿Con qué derecho informativo los periodistas los esperan en la puerta para tomarles fotos?

Tal vez sí me pierda de grandes experiencias cinematográficas por no ver lo que hace Tarantino. Pero al menos ejerzo mi derecho de huir de lo que supongo que me espera y me hará sufrir. De los noticieros, de las páginas de un diario, no. Porque no es ficción lo que ofrecen.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia