Editorial

El pueblo de los trigueños

Subeditorial

La Razón

01:01 / 18 de marzo de 2012

En pocos días, la ciudad de Vallegrande celebrará 400 años desde que el Virrey del Perú ordenara, el 30 de marzo de 1962, su fundación bajo el nombre de Jesús y Montesclaros de los Caballeros de Vallegrande. Entre los festejos se tiene previsto inaugurar una estatua erigida en honor al capitán Pedro Lucio Escalante de Mendoza, responsable de concretar esta misión. Al respecto, Sergio Salazar, presidente del Concejo Municipal, señala ufano que son los únicos en Bolivia que tienen en la plaza principal “un monumento al fundador, no al libertador”.

A Mendoza le tomó más de dos años concretar esta misión. Primero tuvo que trasladarse desde Lima hasta Bolivia, y en el camino fue recolectando lo necesario para fundar un nuevo pueblo; incluyendo a sus futuros habitantes. Titánica labor que hoy en día resulta difícil de imaginar, pero que 400 años después sigue siendo reconocida por los herederos de esta ciudad configurada a partir de tres culturas: la española, la andina y la oriental.

Exquisita conjunción que hoy se observa en los rostros canela y en los ojos claros de sus habitantes; y que se escucha en el español de los vallegrandinos, entonado con un acento entre ibérico y oriental, con una particular dulzura cuando de cantar coplas se trata. Peculiaridades que hoy la revista Escape nos invita a conocer.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia