Editorial

La quinua, grano de oro

Hacen falta políti-cas que consoliden a la quinua como el producto estrella del occidente.

La Razón (Edición Impresa)

04:07 / 23 de febrero de 2013

Con la declaratoria del Año de la Quinua por parte de las Naciones Unidas, se da inicio a una serie de eventos —nacionales e internacionales— de valorización y promoción de la quinua como un alimento esencial en toda dieta, y como un potencial sector agroeconómico generador de ingresos sostenibles y empleos dignos para los actores de su cadena productiva.

Cabe destacar el apoyo que el Gobierno y la cooperación brindaron para que este sector productivo se posicione como motor económico del Altiplano Centro-Sur, una de las zonas más deprimidas del país. Impulso esencial para conseguir que, tras años de éxitos y traspiés, este producto milenario se exporte a todo el mundo. Estos antecedentes revelan la necesidad de constituir una política de Estado que consolide a la quinua como el producto agrícola estrella del occidente boliviano. En su momento, Bolivia apostó por el sector soyero como puntal de desarrollo para el oriente del país. Y ahora, después de 40 años, los resultados son evidentes y mensurables.

Ahora bien, para que el “modelo” de producción, industrialización y exportación de quinua sea efectivo, resulta imprescindible el acceso a tres factores fundamentales: mercados, tecnología y financiamiento. Con su provisión, en 30 o 40 años Bolivia podría contar con un sector quinuero económicamente fuerte.

Desde la perspectiva de la demanda, la labor fundamental debe centrarse en dos acciones. La primera, elevar el consumo interno per cápita, a través de programas de compra de grandes volúmenes de parte el Estado (por ejemplo, en el desayuno escolar, raciones para el Ejército y la Policía, y la obligatoriedad de incorporar ese grano en la dieta de los funcionarios públicos). En segundo lugar, se debería difundir las cualidades nutritivas de la quinua para que la población la adquiera en mayores volúmenes.

El desarrollo de tecnología para la producción, mejoramiento y transformación del cereal andino debe orientarse a elevar la productividad por hectárea cultivada, de manera “amigable” con el medio ambiente. Considerando que los suelos en los que se cultiva el grano son de rápida degradación, es necesario desarrollar tecnologías de uso intensivo de la tierra, con menor cantidad de componentes químicos y una apertura planificada de la frontera agrícola. A su vez, la adecuación de equipos y maquinaria para el mejoramiento y transformación del grano debe considerar normas de preservación medioambiental.

Finalmente, es fundamental asegurar recursos financieros en condiciones de fomento, hasta que el circuito productivo de la quinua se consolide y sea sostenible. Es necesario brindar crédito incorporando productos como el seguro agrícola, fondos de garantía y otros, de manera que el financiamiento sea oportuno y capaz de reproducir el ciclo productivo.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia