Editorial

Rectores

La Razón (Edición Impresa)

00:30 / 24 de agosto de 2019

En una actitud cuestionable, el rector de la Universidad Mayor de San Simón (UMSS), Juan Ríos del Prado, ofreció un “ejército” de docentes y estudiantes a favor del presidente y candidato del MAS, Evo Morales, para sumar votos en Cochabamba, a fin de ganar las elecciones de octubre. En su descargo, el rector cuestionó que sea un delito tener militancia o preferencias políticas.

La declaración de la autoridad se produjo en una reunión de la comunidad docente-estudiantil con el presidente Morales. Lo desubicado del hecho es que Ríos del Prado, en lugar de brindarse a título personal, lo haya hecho en representación y a nombre de la universidad pública. “No asistí (a la reunión) a hipotecar la autonomía universitaria”, aclaró el rector; pero casi.

Algo similar, en la otra vereda, ocurre con el rector de la Universidad Mayor de San Andrés (UMSA), Waldo Albarracín, quien suele utilizar la casa superior de estudios paceña como trinchera política. A reserva de que Albarracín comparta militancia con otras autoridades universitarias y estudiantes, no corresponde que comprometa a la institución, como tal, en aventuras rupturistas de la oposición.

Por su naturaleza, la universidad expresa un cuerpo heterogéneo y diverso, y no puede reducirse o ponerse al servicio, por tanto, de una parcialidad, sea cual sea. Lo propio de la comunidad universitaria, además de su cualidad académica, es la deliberación plural, ojalá basada en saberes, datos y argumentos. Por ello, ningún rector debiera utilizarla instrumentalmente.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
23 24 25 26 27 28 29
30

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia