Editorial

El reino del revés

La mayor ironía es que el ‘capitalismo’ le dejará a la China ‘comunista’ ser la primera potencia.

La Razón (Edición Impresa) / Alejandro A. Tagliavini

01:25 / 20 de diciembre de 2016

Se pone divertido el mundo! El globo va por caminos que de-safían a la inteligencia y obligan a razonar. Y enhorabuena por esto de razonar, que las personas se tomen el trabajo de pensar objetivamente en lugar de repetir las mismas consignas que nos enseñan en la historia oficial desde la escuela.

Decía la cantautora María Elena Walsh, en una canción para niños, que “en el reino del revés, nadie baila con los pies (...) un ladrón es vigilante y otro es juez, y que dos y dos son tres”. Para empezar, visto que Donald Trump dice que llevará a Estados Unidos hacia una mayor cerrazón, parece que Alemania, atacada, cuando era nazi, por los aliados, en nombre de la libertad, pasará a liderar la lucha ideológica por las libertades individuales.

Solo los germanos, en esta Europa con su “Estado de bienestar” fracasado que provoca el resurgimiento del aislacionismo de derecha, parecen mantener la chispa de la libertad. Seis meses después del brexit, la renuncia del proeuropeo primer ministro italiano Matteo Renzi a raíz de su fracaso en el referéndum, produjo la mayor sacudida del año, con una depreciación del euro y notables caídas en el sector bancario.

Muerto el comandante cubano, el vicepresidente Miguel Díaz-Canel parece el favorito para suceder a Raúl Castro. De los dinosaurios, solo quedan tres con poder, Castro, Ramiro Valdés y José Ramón Machado. Aunque muy lentamente, en este país ultraconservador, los cambios son inevitables, sobre todo en áreas como el turismo, la inversión extranjera, la pequeña empresa (dicen que pronto se formalizaría la existencia de pymes) y la agricultura, ya que Cuba importa más del 40% de los alimentos.

Sin duda, ha ayudado el gradual levantamiento del embargo por parte de Estados Unidos, que no es sino coartar la libertad de sus ciudadanos para relacionarse con los cubanos, cosa que Trump pretende terminar. Así, en el mundo del revés, Cuba procurará ser un país más libre y Washington intentaría complicar el camino.

No obstante, la mayor ironía es que el “capitalismo” le dejará a la China “comunista” ser la primera potencia. Según el FMI, ya en 2014 el país asiático pasó a ser la primera potencia global, cuando su PIB superó los $us 17.500.000 millones; mientras que el de Estados Unidos fue de $us 17.400.000. Pero América no perdió su liderazgo desde que superó al Reino Unido en 1872 por varios motivos; para empezar, porque el cálculo del PIB es caprichoso. Luego, porque China llega a esa cantidad debido a que tiene cuatro veces más habitantes, pero Estados Unidos todavía tiene una productividad superior gracias a un mayor desarrollo tecnológico, científico y, sobre todo, a un sistema más eficiente desde que es más libre y con menor peso del Estado.

Sin embargo, esto podría cambiar. Con Trump, por primera vez un presidente de Estados Unidos desde que en 1979 Washington reconoció a la República Popular de China y rompió con Taiwán, habló con la presidente de la isla. Y en Twitter preguntó si China pide permiso a Estados Unidos para devaluar su moneda, imponer aranceles o expandirse militarmente. “¡No lo creo!”, se responde él mismo.

A partir de estos antecedentes, Trump pretende imponer un arancel de 45% a los productos chinos, con lo que desataría una guerra comercial.

Además, planea dejar el Acuerdo Trans Pacífico (TPP), y el lugar de Estados Unidos, como bien le han advertido, podría ser ocupado por el gigante asiático. Todas estas medidas contrarias a la libertad traerían ineficiencia a la economía, y, entonces, China sí podría ocupar el primer lugar en la medida en que libere su mercado.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia